11 de agosto 2009 - 00:00

Ahora Twitter sirve para todo

O los nuevos medios son propicios a la creación, o la imaginación creadora está agotada y se está en la era del vale todo. El cada vez más famoso servicio de microblogs Twitter ha dado lugar que, en Londres, la prestigiosa Royal Opera House (ROH) haya pedido componer una ópera a través de ese medio, y en México ocurre lo mismo, pero en con una novela.

La dirección de la ROH alentó a los usuarios de Twitter a que escriban el libreto de una ópera. Toda persona interesada está invitada a colgar en la dirección «http://twitter.com /youropera» su contribución al libreto, en el formato habitual de un «tweet», es decir 140 signos como máximo.

La iniciativa fue un verdadero éxito, pero el agregado de las minifrases se reveló más difícil de lo previsto, sobre todo cuando llegó el turno de insertar contribuciones extrañas o totalmente desfasadas. La Royal Opera House, también conocida como Covent Garden, sólo proporcionó la primera frase de la historia: «Una mañana muy temprano, un hombre y una mujer están de pie, agarrados del brazo en Covent Garden. El hombre se gira hacia la mujer y se pone a cantar...».

Hasta ahora, sólo se ha terminado la primera escena del primer acto y el encadenamiento de «tweets» ha «creado» este argumento: «William se muere de aburrimiento en una torre después de haber sido secuestrado por un grupo de pájaros que quieren vengarse porque ha matado a uno de ellos. Hans ha prometido socorrerlo. La Mujer sin nombre se ha ido a su laboratorio para fabricar una poción que permite hablar a los pájaros...». El objetivo del proyecto era musicalizar algunos extractos del libreto y montar la ópera en septiembre en el teatro.

En México, aunque sin una institución detrás, un grupo de usuarios mexicanos de Twitter inició ayer el experimento de escribir una breve «novela» colaborativa compuesta por diez capítulos de 140 caracteres cada uno. La tarea, promovida por José Cohen, joven escritor mexicano con dos libros publicados, se inició ayer a las 10 hora local. «Lista para partir. Lo último que recordaba era aquellas manos abrazando su cintura. Luego, el disparo. Todo se borró», dice el primer «capítulo» del breve libro titulado «El espejo».

Cohen ha sido el encargado de escribir los primeros cuatro capítulos de la obra, que continúan otros usuarios mexicanos de la red social.

Agencias EFE y AFP

Dejá tu comentario