22 de marzo 2011 - 00:00

Amplía AFIP guerra a cerealeras: castiga a tres empresas más

Ricardo Echegaray
Ricardo Echegaray
La AFIP suspendió ayer a otras tres grandes cerealeras en el Registro de Operadores de Granos. Se trata de las firmas multinacionales Louis Dreyfus, Bunge y Oleaginosa Moreno, que se verán impedidas de exportar sus productos con beneficios fiscales hasta que regularicen su situación. De no hacerlo, serán excluidas definitivamente del registro.

El perjuicio para las compañías afectadas es que bajo la suspensión, por las ventas de granos que realicen en el mercado interno dejarán de tener una retención del Impuesto a las Ganancias de sólo el 2%, y se les retendrá el 15% por ese tributo y el 10,5% por el IVA. Igual situación están atravesando actualmente otras tres grandes cerealeras (ADM, Cargill y Alfred C. Toepfer), que fueron sancionadas también con una suspensión hace poco más de dos semanas por haberse detectado operaciones irregulares similares a las explicadas ayer: «Triangulaciones nocivas de operaciones, uso de paraísos fiscales y maniobras financieras con el exterior».

Según trascendió, las cerealeras tienen 60 días para regularizar su situación ante el fisco, plazo que todavía no venció para las primeras tres firmas sancionadas. Igualmente, las compañías se inclinarían por llevar sus casos a la Justicia antes de que se cumpla la fecha límite para presentarse ante el organismo que encabeza Ricardo Echegaray.

Según explicaron ayer en la AFIP, un punto que perjudica severamente a las multinacionales es que además de los mayores cargos tributarios que tendrán para operar si quedan excluidas del registro, también se les limitará la cantidad de cartas de porte autorizadas por la AFIP, necesarias para transportar granos. Esto deriva a su vez en una importante complicación para concretar exportaciones. Estas cerealeras no sólo se encuentran entre las 20 mayores firmas agroindustriales del país en materia de ventas externas, sino que están entre las 30 compañías más grandes de todos los sectores (incluso petroleras, siderúrgicas o automotrices) que venden al mundo desde la Argentina.

La AFIP señaló además que «puntualmente en el caso de Bunge Argentina, también se la sancionó por la utilización de facturas apócrifas».

Dejá tu comentario