Arman masiva recepción para Pablo Moyano el jueves en Ezeiza

Edición Impresa

El Frente Sindical por el Modelo Nacional prepara un acto para el arribo del dirigente luego de su participación en un congreso en Singapur.

El sindicalismo opositor prepara una recepción masiva para Pablo Moyano, el dirigente de Camioneros cuya detención pidió un fiscal de Lomas de Zamora en una causa en la que se investiga una supuesta asociación ilícita con la barra brava de esa entidad, a su regreso a la Argentina. El acto, que pretende emular la porción épica -no la sangrienta- del retorno de Juan Perón a la Argentina en 1973, se concretará este jueves a la tarde en el aeropuerto internacional de Ezeiza, adonde está previsto el arribo del hijo de Hugo Moyano luego de haber participado en un congreso internacional en Singapur.

El del jueves será la inauguración de una cadena de actos que tendrán como protagonistas a los Moyano junto al Frente Sindical por el Modelo Nacional (FSMN), del que participan también los mecánicos de Smata, la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), las dos CTA y movimientos sociales. Hoy habrá un encuentro en el gremio de Camioneros para programar la recepción entre dirigentes de esos sectores y de una de las variantes de las 62 Organizaciones.

La actividad programada se basa en el pedido del fiscal general adjunto de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, al juez de Avellaneda Luis Carzoglio para disponer la detención del hijo mayor del exjefe de la CGT basado en escuchas telefónicas que supuestamente lo involucrarían en maniobras ilícitas en complicidad con miembros de la barra brava de Independiente. El testimonio de Pablo "Bebote" Álvarez, exjefe de esa barra detenido en el expediente, apuntaló el planteo del fiscal.

El pedido, en el conteo que hacen en Camioneros, se suma a una secuencia iniciada el año pasado cuando la familia Moyano fue determinante para el freno a la reforma laboral que entonces impulsaba el Gobierno. Desde entonces se multiplicaron las causas en contra de los dirigentes camioneros, se presentaron nuevos expedientes a instancias de funcionarios o adherentes al oficialismo, y los dichos de la cúpula de Cambiemos se orientaron a reclamar el encarcelamiento de padre e hijo. Además, Trabajo promovió una multa por casi 810 millones de pesos en contra del sindicato por la supuesta violación de una conciliación obligatoria, a la que seguiría en las próximas semanas una de mayor cuantía por otro aparente incumplimiento legal.

En tanto, hoy mismo el sindicato de choferes hará una primera movilización. Será, como adelantó ayer este diario, a una sede del exMinisterio de Trabajo, en Callao al 100, para acompañar la primera audiencia de debate con la principal cámara empresaria del sector, Fadeeac, basada en el pedido gremial por la reapertura de la paritaria que cerró hace apenas tres meses. Y por la tarde, una vez finalizada esa reunión, se hará el encuentro en la sede gremial para organizar el acto en Ezeiza. En el entorno de Moyano avisan que será masivo, con presencia tanto de dirigentes como de afiliados de todos los gremios que componen el frente opositor así como de organizaciones adherentes que se oponen a la administración de Mauricio Macri.

A partir de allí habrá una escalada de movilizaciones. El sábado se hará una convocatoria frente a la basílica de Luján bajo la consigna "Por paz, pan y trabajo", la misma que encabezó el 30 de marzo de 1982 una masiva protesta contra la dictadura a cargo de la CGT Brasil, liderada por Saúl Ubaldini. En este caso los organizadores alegan que intentarán llevar a entre 500 mil y 800 mil personas de todo el arco opositor, tanto sindical como de organizaciones sociales y partidos políticos, incluso el kirchnerismo, que ya avisó que irá.

Dejá tu comentario