Aumentó el 10,6% la nafta súper de YPF y falta suba de octubre

Edición Impresa

En setiembre, la empresa de mayoría estatal aplicó tres ajustes, y cuatro en el caso del gasoil.

YPF aumentó ayer los precios de los combustibles un 8% promedio a nivel país, pero por segunda vez las subas son mayores en Capital Federal. El litro de nafta super se encareció un 10,6% desde $33,23 a $36,76 y el de la premium subió un 9% desde $39,88 a $43,47. El gasoil común pasó desde $29,64 a $ 32,54, lo que significa un 9,7% más, y el premium desde $35,41 a $38,51, un 8,7% más.

El sábado Axión ya había ajustado los precios, Shell lo hará hoy desde la 0 un 9% en promedio (el ajuste para la nafta súper será 11,9% en Capital) y se espera que el resto de las operadoras hagan lo mismo. En setiembre, YPF aumentó tres veces los valores al público de naftas, y cuatro los del gasoil por una suba extra en el biodiésel dispuesto por el gobierno.

Ahora, falta saber qué pasará durante octubre. Por empezar porque todavía resta la resolución oficial con la suba mensual en los biocombustibles, y porque el precio internacional del petróleo está en alza igual que el tipo de cambio.

Desde fin de julio hasta ahora, YPF aumentó un 30,7% el precio de la nafta super en Capital Federal, un 29,6% la premium, un 33% el gasoil y un 31,4% el gasoil de más calidad. Pero el tipo de cambio estaba en torno de $28 y ahora está rozando $42, lo que marca un avance del 50%, y el crudo tipo Brent se ubicaba cerca de u$s74 y el viernes cerró a u$s82,69, con un alza de alrededor del 12% (hubo además un aumento del 26,5% en el biodiésel que significa el 10% de un litro de gasoil y del 8 al 10% en el etanol que equivale a un 12% de cada litro de nafta).

Según cómo se analice el impacto del petróleo y del dólar en los precios al público, se deduce si habrá nuevos aumentos en las próximas semanas. El secretario de Energía, Javier Iguacel, estimó la semana pasada que los precios estaban en un punto de equilibrio salvo en Capital Federal donde admitió un retraso del 10%.

Pero YPF y el resto de las petroleras están mirando los valores de importación. Según el punto de vista empresario, si hubiera exceso en los precios internos, alguien importaría combustibles porque sería competitivo, pero nadie importa, se afirma, porque los números no dan. Tomando el precio de importación y los que rigen en países vecinos, habrá más aumentos durante octubre, y el panorama es incierto para los meses siguientes por el valor del dólar y porque el petróleo viene impulsado por el próximo recorte de la oferta cuando se restablezcan las sanciones de EE.UU. al crudo iraní.

Silvia Peco

Dejá tu comentario