Bajan bonos (pero dólar a fin de año vale 3,90)

Edición Impresa

Los bonos en pesos perdieron en las dos últimas ruedas todo lo que habían ganado el lunes. Es un mercado con piso débil donde todos están preparados para salir al menor amague.

Por caso, las últimas noticias sobre la inspección del FMI son tan confusas que una parte de los que tenían bonos en pesos decidió tomar las ganancias y venderlos. De la misma manera que nadie se explica los últimos precios de estos títulos que padecen las mentiras del INDEC, tampoco hay una razón para justificar las fuertes bajas. Son bonos que se volvieron volátiles y están para especular.

Los títulos posdefault en dólares, que también bajaron, en cambio tienen seguidores más fieles porque sus alzas y bajas siguen comportamientos racionales.

El lado positivo de las dos ruedas de baja fue que se hizo con menos negocios que el lunes, cuando se operaron casi $ 1.000 millones. Esta vez, el Mercado Abierto Electrónico (MAE) movió $ 578 millones. Pero de este monto la mitad correspondió a Lebac y Nobac del Banco Central. El achicamiento de las operaciones muestra que hay demasiados jugadores ausentes cuando los precios bajan porque prefieren retenerlos pensando que habrá ruedas mejores. Cuando se da esta resistencia a la venta, las bajas no son preocupantes.

Las caídas comenzaron con los bonos del canje de la deuda. El Par en pesos perdió un 3,64% y el Discount, un 2,70%. Este bono el día anterior bajó más del 4%. En las dos últimas ruedas cedió un 9%. El lunes subió un 7,25%.

Entre los bonos posdefault, el único que se salvó fue el Bocon Pre 8, que cerró sin cambios. El Bogar, en tanto, perdió un 3,68% y los Bocon Pre 9 y Pro 12 bajaron un 2,50%.

Retorno

Los títulos en dólares también cedieron, pero no pierden lo ganado el lunes. El Boden 2012 bajó un 1,20% y el Boden 2015 lo hizo en un 1,36%. Ahora estos bonos tienen una tasa de retorno de casi un 13%, lo que los vuelve a tornar atractivos y no debería sorprender que hoy termine la toma de ganancias y logren alguna suba. El riesgo-país aumentó un 1,41% a 718 puntos.

En el mercado cambiario el monto de negocios bajó alrededor del 40%. Entre el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, y el MEC de los corredores de cambio, operaron u$s 358 millones, contra más de u$s 600 millones del martes.

En el Forex MAE, el dólar abrió débil a $ 3,833. Una furtiva compra de alrededor de u$s 30 millones del Banco Central lo elevó a $ 3,8340 y en ese valor terminó la rueda.

Después de esta intervención las reservas se elevaron en u$s 30 millones a u$s 45.461 millones. Las casas de cambio no ajustaron a la baja el dólar, a pesar del comportamiento del mercado mayorista y lo siguieron vendiendo en $ 3,85. En el mercado marginal, el dólar recuperó el centavo que había perdido el día anterior y cotizó a $ 3,8350. El dólar a fin de año perforó el piso de $ 3,90 y cotizó a $ 3,8950 en el OCT-MAE.

Mientras el dólar siga en calma, los bonos seguirán con viento a favor. Lo que quedó demostrado es que el mercado es muy vulnerable a lo que va sucediendo día a día con el FMI. Mientras las negociaciones estén vivas, seguirá el auge de los mercados.

Dejá tu comentario