Bancos desbordan de billetes por falta de espacio en el BCRA

Edición Impresa

• EL ORGANISMO YA NO LOS RECIBE; EN 60 DÍAS EL DINERO QUE GUARDAN EN COMPAÑÍAS DE CAUDALES PASÓ DE $ 1.000 M A $ 5.000 M

 La extraordinaria emisión de pesos que dejó Alejandro Vanoli como herencia, las dificultades gremiales que afronta ahora la nueva gestión del Banco Central y la baja denominación de los billetes en una economía con alta inflación agravaron en estos últimos meses un problema inédito que empieza a preocupar al sistema financiero: el organismo oficial se quedó sin espacio en sus tesoros y sin capacidad para procesar el total del efectivo que recibe de los bancos, y debe pedir ahora a las entidades que eviten enviarle el dinero para acumularlo en bóvedas propias que ya desbordan de billetes.

Los banqueros ya hicieron llegar sus reclamos al BCRA por los trastornos que les genera en la operatoria diaria y el incremento que significa para ellos en los costos del negocio. Las dificultades se exacerbaron a tal punto que, sólo desde diciembre hasta hoy, los bancos cuadruplicaron la cantidad de billetes que guardan y hacen "pernoctar" en las transportadoras de caudales. Según datos de la propia cámara de este sector, las entidades financieras deben mantener en sus compañías alrededor de $ 5.000 millones. Hace dos meses, esa cifra se ubicaba levemente por encima de los $ 1.000 millones. Y a esto se le suma lo que deben acumular simultáneamente en los tesoros de sus propias sucursales.

Los bancos, que deben pagar a las transportadoras el 0,001% del monto que hacen "pernoctar" en sus bóvedas, ya pidieron en vano al BCRA que este dinero sea computado como parte del efectivo mínimo que deben integrar por la liquidez. En las transportadoras de caudales, hoy saturadas con dinero y exigidas por adicionales de pólizas de seguro y mayores medidas de seguridad, advierten que hacia adelante el pronóstico no parece muy alentador y que los propios técnicos del Central confirmaron que los trastornos continuarán en los próximos dos meses. La promesa más auspiciosa: el plan oficial que ahora apunta a que se paguen los aguinaldos, a fin de junio, con los nuevos billetes de $ 500; y que el año próximo ingrese en circulación el de $ 200.

El problema afecta ahora a todo el sector, según pudo confirmar este diario, si bien desde el Central se limitaron a responder que sólo se limita a "casos puntuales". En las tesorerías de los bancos explican que las dificultades se exacerbaron desde diciembre: en primer lugar, porque el organismo ya anunció que no recibirá billetes dañados de $ 100 ni de baja denominación (menores a $ 50) del área metropolitana ni de ningún tipo desde el interior del país; y en segundo lugar, porque cada vez cuentan con menos cajas "reglamentarias" para el envío de billetes (aducen problemas en la fabricación y sugieren el uso de bolsas transparentes como en la Reserva Federal).

Dejá tu comentario