24 de diciembre 2010 - 00:00

Batalla campal en Constitución por reclamo gremial: 11 heridos

Batalla campal en Constitución por reclamo gremial: 11 heridos
Un conflicto gremial, que impidió el funcionamiento del ex ferrocarril Roca, finalizó en la tarde de ayer con una batalla campal en la estación de trenes de Constitución entre la Policía y usuarios del transporte público, en la que hubo corridas, pedradas y saqueos a locales comerciales.

El resultado fue de, al menos, once heridos (uno grave con traumatismo de cráneo), entre ellos tres policías.

Todo comenzó con un corte en las vías del tren alrededor de las 11, llevado a cabo por unas 200 personas, en el partido bonaerense de Avellaneda, lo que provocó la interrupción del servicio de la línea Roca. Los trabajadores pertenecen a una empresa contratista y piden su pase a la planta permanente de la Unión de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE).

Tras siete horas sin poder utilizar el tren, alrededor de las 18.30, un grupo de usuarios enfureció y comenzaron los enfrentamientos. Primero intentaron romper las puertas corredizas de la estación, luego chocaron con un reducido grupo de Infantería que se encontraba dentro de la terminal.

Los manifestantes arrojaron piedras y se armaron con palos, rompieron enrejados y prendieron fuego el hall central de la estación; hubo corridas y algunos aprovecharon para llevar a cabo saqueos en negocios de la calle Brasil.

La Policía Federal respondió con gas paralizante y dos carros hidrantes que lanzaban agua coloreada de azul. No sólo los manifestantes se vieron perjudicados por las represalias, sino que varias personas que se encontraban en la zona sufrieron las consecuencias. Alrededor de ocho personas resultaron heridas y una de ellas se encuentra con traumatismo de cráneo por una pedrada. Algunos de los efectivos llevaban armas de fuego en la cartuchera, pese a la orden que establece lo contrario para manifestaciones sociales.

Subte

Finalmente, a las 19.15 terminaron el corte y los heridos fueron trasladados al Hospital Churruca. Según se informó, el servicio se restablecerá recién hoy a la madrugada. Los incidentes también afectaron a la línea C del subte, que prestó un servicio reducido, desde Retiro hasta Plaza de Mayo.

Pero ésta no es la primera vez que sucede un episodio violento en la estación de Constitución. El más grave ocurrió en mayo de 2007, con un resultado de 25 heridos y 16 detenidos. En esa oportunidad, la furia de los pasajeros que no lograron viajar por el atraso en los trenes derivó en el incendio de distintos sectores de la terminal de Constitución.

Hora pico

Los incidentes, en aquella oportunidad, se generaron pasadas las 18, en una hora pico de tránsito, cuando un tren quedó varado y se suspendieron los servicios a Glew y a Ezeiza.

De inmediato, grupos de usuarios de la ex línea Roca destrozaron las boleterías y otras oficinas del lugar. Luego atacaron a pedradas a personal de la Policía Federal que intentaba controlar los desmanes.

La ex línea Roca también fue protagonista este año de incidentes durante una manifestación de trabajadores tercerizados, que terminó con la muerte del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra. Durante la protesta, los tercerizados fueron atacados a tiros por personal de la Unión Ferroviaria, que también hirieron a otras dos personas.

La furia contra los trenes también tuvo otros episodios, como en septiembre de 2008, cuando los usuarios prendieron fuego nueve vagones de un tren de la ex línea Sarmiento en la estación de Merlo, en tanto otro grupo de pasajeros cortó las vías en Castelar, donde la Policía dispersó a los manifestantes y detuvo a 10 personas.

Haedo

Un tiempo antes, el 1 de noviembre de 2005, un grupo de pasajeros apedreó e incendió 15 vagones en la estación bonaerense de Haedo. En esa oportunidad, los incidentes comenzaron cuando una formación también de la ex línea Sarmiento, que iba desde Moreno rumbo a Once, se detuvo en Haedo por problemas técnicos y el servicio fue cancelado.

Los manifestantes atacaron también a los bomberos y a la Policía y la jornada terminó con 21 heridos y 87 detenidos, además de varios comercios saqueados.

Dejá tu comentario