Carrió y UCR dejan solo a Macri en timbreo porteño

Edición Impresa

• ES LA PRIMERA SALIDA DE CAMBIEMOS A NIVEL NACIONAL, EL SÁBADO
Ni siquiera una cumbre secreta entre la líder de la Coalición Cívica y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, movió fichas para conformar la alianza en la Capital Federal, como una paradoja.

Una abstención que astilla el armado nacional del oficialismo se verá redoblada mañana, cuando se realice el primer timbreo en todos los distritos del país de Cambiemos. Será la quinta salida de ese estilo del PRO, pero las tres primeras fueron en soledad, la cuarta con radicales y la que viene, la quinta, con la idea de sumar al equipo de Elisa Carrió, el partido Fe ("Momo" Venegas) y el Demócrata Progresista que también animan el combo. Sin embargo, en el distrito que comandó Mauricio Macri y desde donde saltó a la presidencia, también zona geográfica por ahora en la que viene postulándose la diputada, aliada y rebelde del oficialismo, no existe la coalición Cambiemos. No sería tanto, sin embargo, si no fuera porque además, tanto radicales como "lilitos" le hacen muchas veces oposición a Horacio Rodríguez Larreta y le agitan cada tanto renovar la candidatura de Martín Lousteau (curioso, es embajador en EE.UU. designado por el Presidente). Dejarán para Macri trunca la alianza en territorio porteño el sábado, uno de los principales distritos electorales y el único de esa categoría donde Cambiemos no existe.

En la decisión de salir a tocar timbre inclusive estuvo el titular de la agrupación de Carrió en Capital, Maximiliano Ferraro, pero transmitió la negativa de que el combo recorra barrios de la Ciudad, aunque Ferraro igual se sumará al timbreo en la provincia de Buenos Aires.

La unificación en Capital animó una cumbre entre R. Larreta y Carrió, aunque específicamente no hablaron de eso. El miércoles a la tarde, el jefe de Gobierno se corrió hasta el Instituto Hannah Arendt, el semillero de formación política de la Coalición Cívica, a dos cuadras del edificio del Congreso. Ferraro acompañó a la legisladora en la cita a la que el jefe de Gobierno llegó solo. Carrió se interesó por los proyectos de ley para urbanizar las villas 20 y 31 de la Capital Federal y quedó en analizar las propuestas, lo que dará pie, quizá, a un próximo encuentro que podría ya realizarse con difusión pública (al menos así lo sueñan en el macrismo). La cortesía limitó el temario y no se tocaron por ejemplo las iniciativas a las cuales se opone la Coalición en la Legislatura, como la concesión del autódromo o la construcción de un shopping en Caballito. Con almanaque planificado, la reunión ocurrió al día siguiente del encuentro de la cúpula directiva de Cambiemos desde donde se anunció el timbreo nacional.

La tropa de Carrió le repite, tanto a Macri como al jefe de Gobierno, que la agrupación no quiere "acelerar ningún proceso". De hecho, la Coalición Cívica-ARI tendrá su congreso partidario cerca de fin de año y allí, esperan, definirán una estrategia electoral para la Ciudad y verán si se suman a la alianza. Así, por ahora, Macri intentará una postal nacional que el sábado le refleje armonía interna, a pesar de las diferencias, mientras Larreta intenta armar en su zona la mesa Cambiemos porteña como una meta previa a la planificación del próximo cuarto oscuro, el primero de Macri y también del jefe de Gobierno. El recorrido que hará Macri en la salida callejera se mantendrá en reserva hasta último momento, pero hoy comenzará a definirse el cronograma con algunas particularidades, como que, así como el porteño Ferraro caminará la provincia, también el conurbano será el destino del porteño Francisco Quintana, titular del bloque PRO.

Dejá tu comentario