Cayó el líder de Pegida por una foto “a lo Hitler”

Edición Impresa

   Berlín - Los llamados Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) se quedaron ayer sin su líder, Lutz Bachmann, quien renunció tras aparecer en una foto posando como Adolf Hitler y no lograron aglutinar al número de simpatizantes esperado en su marcha por Leipzig (este de Alemania).

Una comprometedora imagen de Bachmann colgada en su cuenta de Facebook, con el bigote, el corte de pelo y la pose característicos del dictador nazi, derribó al fundador de Pegida, la formación que diez días atrás había logrado la máxima afluencia a una de sus marchas, en Dresde, con 25.000 manifestantes.

La foto empezó a circular el martes por las redes y ayer fue portada en la prensa más popular, encabezada por el diario Bild, mientras se difundían algunos mensajes escritos por Bachmann en Facebook, calificando de "ganado", "sinvergüenzas" y "chusma" a los peticionarios de asilo.

La Fiscalía de Dresde había informado ayer que estudiaba abrir diligencias contra el líder de los islamófobos, quien además tiene abundantes antecedentes penales por diversos cargos, desde lesiones físicas a asuntos relacionados con drogas.

Ayer se anunció la apertura formal de diligencias por sospecha de instigación a la violencia.

"Me disculpo sinceramente", afirmó Bachmann poco después al anunciar su renuncia, en la página de Pegida en Facebook, donde lamentó los comentarios "desconsiderados" que realizó y los daños que podía haber ocasionado con ello a su movimiento.

La portavoz de Pegida, Kathrin Oertel, mostró asimismo el rechazo de la organización a esos planteamientos y aseguró que las palabras utilizadas por Bachmann no están dentro de su vocabulario político.

Oertel le agradeció su trabajo para sentar las bases de Pegida y movilizar a miles de simpatizantes y aseguró que las fotos imitando a Hitler habían sido sólo una "sátira".

La publicación de la foto de Bachmann reforzó las críticas de las formaciones parlamentarias contra Pegida y causó escándalo en las propias filas del movimiento, que desde su origen, en octubre, negó ser de ultraderecha.

La dimisión de Bachmann coincidió con la primera gran convocatoria de sus simpatizantes islamófobos en Leipzig. Aunque se esperaban 60 mil concurrentes, sólo desfilaron 10 mil en reclamo de un freno a la inmigración.

Agencias EFE y DPA

Dejá tu comentario