Chávez, rumbo a 2031

Edición Impresa

Caracas - Chávez aseguró ayer que se mantendrá al frente del Gobierno pese al cáncer que se le diagnosticó el mes pasado, que descarta retirar su candidatura para las presidenciales de 2012 y que pretende regir Venezuela hasta 2031.

En una entrevista exclusiva al diario oficial Correo del Orinoco, el presidente quiso acallar los rumores que dentro y fuera del país hablan de una transición en el chavismo y aseveran que el jefe de Estado, en el poder desde 1999, tiene un cáncer avanzado que lo hará renunciar a sus planes políticos.

«Tengo razones médicas, científicas, humanas, amorosas, políticas, para mantenerme al frente del Gobierno y de la candidatura con más fuerza que antes», zanjó el mandatario en la entrevista. «No he pensado un solo instante en retirarme de la presidencia. Si hubiera razones lo haría, sobre todo si las hubiera en la parte física o mental», agregó Chávez, que regresó el sábado de Cuba tras someterse a un primer ciclo de sesiones de quimioterapia, un mes después de haberle sido extraído un tumor canceroso en la zona pélvica.

Según la encuestadora Datanálisis, su popularidad se mantiene en torno al 50% y no ha sufrido alteraciones debido a su problema de salud.

Si las elecciones presidenciales fueran hoy, y teniendo en cuenta que la oposición aún no eligió a un candidato único, un 31,7% votaría por Chávez y un 18,8%, por el gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, actualmente el líder opositor más popular.

Sin embargo, en este momento, un 64,5% de los venezolanos desea que Chávez ponga fin a su mandato el año próximo y un 27,1% está a favor de que aspire a un tercer mandato de seis años en noviembre del año próximo.

«Chávez no tiene por qué dejar espacio. Está enfermo, pero no condenado a no ser presidente y a no ser candidato. El cuadro podría variar dependiendo de su enfermedad, pero por ahora no ha cambiado y el jefe de Estado muestra un gran voluntarismo y optimismo», declaró Carlos Romero, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela.

En la entrevista, el bolivariano reiteró que no está soñando «con lo imposible», ya que los resultados médicos son buenos, y garantizó que todo lo que le ha dicho al país sobre su enfermedad «está ajustado a la verdad».

En la entrevista, Chávez aseguró que se siente «inmejorable en el espíritu, en el ánimo, en el alma y el cuerpo, respondiendo de manera extraordinaria en todos los sentidos», e indicó que su objetivo es alcanzar la recuperación «plena», por lo que está siguiendo estrictamente el tratamiento médico.

El domingo explicó, sin dar detalles sobre el punto en que se encontraba el tumor extirpado, que nuevos exámenes practicados en La Habana mostraron que no había nuevas células cancerosas en su organismo.

Fidel Castro «me dijo que no había nada. Nunca he oído un discurso de Fidel tan corto», explicó Chávez.

Tras ese anuncio, «comenzó la quimioterapia en la semana, larga, dura, soportada y asimilada por este cuerpo y esta alma con tanta ayuda de Cuba. Fidel todos los días me visitaba para conversar, comer algo, llevarme un jugo, un detalle. Él es como un padre», señaló.

«Yo me siento muy bien y empeñado en esto, en esta batalla, en la victoria, en todos los sentidos. En la victoria orgánica, moral, espiritual, personal, colectiva», añadió.

Chávez calificó su enfermedad como una especie de «contrarrevolución orgánica que me ha traído de nuevo a la conciencia de que tengo que vivir».

Agencias AFP, DPA y EFE

Dejá tu comentario