Ciro Fogliatta: tan clásico que sorprende

Edición Impresa

Ciro Fogliatta y las Blusettes. C. Fogliatta (piano, voz), S. Bassa (guitarra), A. Aguirre (bajo), G. Merello (bateria). (Boris Club de jazz),

Lo mejor de un show de Ciro Fogliatta es el factor sorpresa, Teniendo toda la historia del rock local para interpretar en un escenario, el tecladista de Los Gatos pasa olímpicamente de las obviedades a la hora de elegir su repertorio y toca lo que se le canta. Todo con un gusto definido por clásicos del blues y el rock and roll clásico, desde Chuck Berry a Robert Johnson. Con un piano acústico como único instrunento, temas como «Sweet home Chicago» o «Kansas City» brillan en las poderosas versiones de este músico tan talentoso como simple, espontáneo y nada pretencioso que tuvo la idea realmente genial de rodearse de una banda femenina.

El detalle es divertido y visuamente impactante, digno de alguna fantasía de la era del glam rock -Bo Diddley tenía siempre una bajista, y Prince apenas una baterista, pero Ciro es el unico rockero dandy que lidera una banda de chicas-; lo cierto es que las Blusettes son unas músicas formidables. Es un placer ver a un pionero como Fogliatta dejando lugar para los increíbles solos de guitarra de Sol Bassa, que se luce especialmente a la hora de rendir homenaje a Chuck Berry (el autor de «Sweet Little rock and Roller» jamás soñó con tener una banda de señoritas apenas mayores de edad, dato que Ciro no deja de aprovechar como chiste). Eso sí, cuando toca sin banda en sus jams de blues, Fogliatta se puede pasar horas en el piano, mientras que con las Blusettes presenta una performance más medida, que puede pasar de un «Nobody knows you when you are down and out» a algún tema propio de los que componía junto a Calamaro en España, como «No va más».

Apoyado en los coros por las Blusettes, Fogliatta es todo un showman que entretiene al público haciendo lo que más le gusta, sin tener la más mínima presión de tocar ningún tema propio de esos que revolucionaron la historia del rock nacional. Su performance en Boris fue contundente y totalmente imprevisible.

Dejá tu comentario