3 de noviembre 2009 - 00:00

Compró u$s 110 millones el Central para sostener dólar

Martín Redrado
Martín Redrado
La mesa de dinero del Banco Central siguió comprando dólares, pero no pudo evitar que perfore el piso de $ 3,82 y cierre a $ 3,8190.

La entidad que preside Martín Redrado hizo dos apariciones furtivas y de peso para «barrer» el «offer» ante la cantidad de órdenes de venta que se habían acumulado y presionaban a la divisa a niveles muy bajos. Al mediodía, en un momento, la cotización tocó $ 3,8180, entonces el Central «barrió» la línea de $ 3,8190 para enviar una señal. Una hora después hizo una intervención similar, y la divisa se mantuvo en $ 3,8190, valor al que cerró el día, pero quedó muy vendedora para hoy. En total, el Banco Central compró una cantidad similar a la del viernes, de alrededor de u$s 110 millones. Las reservas de la autoridad monetaria ahora están en u$s 46.355 millones. En una semana, crecieron u$s 250 millones.

Los negocios, a pesar de ser lunes, el día de menor movimiento de la semana, fueron elevados sólo en el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, donde se movieron u$s 320 millones. En el MEC de los corredores de cambio apenas se hicieron u$s 101 millones.

Mayor presión

Los exportadores fueron los que más presionaron sobre el precio, porque los u$s 50 millones que liquidaron fueron un volumen demasiado elevado para este mercado reducido.

En las casas de cambio, el dólar siguió a $ 3,83, pero bajó el precio de compra a $ 3,78 y esto puede ser un anticipo de que puede caer el precio de venta.

En el mercado marginal, la actividad de los «arbolitos» es inexistente, por eso bajaron el precio del «blue» a $ 3,8250. Así y todo, no hubo compradores.

La debilidad del dólar se refleja en los precios del OCT-MAE, el mercado de futuros, donde fin de año cotiza a $ 3,8340 (-0,18%) y fin de octubre de 2010 debutó con un valor de $ 4,1085.

Los títulos, a todo esto, tuvieron un comienzo de subas que se interrumpió a la tarde, cuando desaparecieron las órdenes de compra y los pocos vendedores que había tuvieron que bajar los precios.

El monto de negocios muestra la ausencia de inversores. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se operaron $ 442 millones, menos de la mitad de lo que se opera en un buen día.

La falta de noticias sobre la reapertura del canje de la deuda provocó ausencia de jugadores que no quieren deshacerse de los bonos. Si no es bueno el día, prefieren conservarlos porque creen que tienen más probabilidades de subir que de bajar, por lo menos en el cortísimo plazo.

Los bonos del canje de la deuda tuvieron bajas generalizadas. El Discount en pesos cedió casi un 1% y el cupón PBI que venía acumulando fuertes subas, retrocedió un 1,27%.

Los bonos posdefault, en cambio, alternaron alzas y bajas. El Boden 2014 fue el que más subió, con un 0,90%, seguido de los Bocon Pre 8 y Pro 12 con el 0,20%. Los Bogar cayeron un 0,45%; y el Bocon Pre 9, un 0,86%.

Los bonos posdefault en dólares fueron los más afectados por el desinterés de los inversores. El Boden 2015 bajó nada menos que un 1,60%, y el Boden 2012 perdió casi un 1%. Sus tasas de retorno se aproximan al 14%, lo que los vuelve muy atractivos.

Dejá tu comentario