19 de noviembre 2013 - 00:00

Corte más distante suspende visita clave a Bicameral

Ricardo Lorenzetti
Ricardo Lorenzetti
La Corte Suprema de Justicia desistirá de la cita en el Congreso para expresarse sobre la reforma del Código Civil y Comercial. Ayer, tanto Ricardo Lorenzetti como Elena Highton de Nolasco, quienes encabezaron la comisión que redactó el proyecto, entendieron que este grupo de jueces ya ha dicho lo que tenía para aportar ante los integrantes de la Comisión Bicameral. Los justices comienzan a tomar una distancia cautelosa de las intenciones del oficialismo para con esta reforma, que mañana podría tener su primer dictamen en el Senado.

Las acciones en el Congreso están adquiriendo un vértigo que los justices no ven con buenos ojos. "Esto tendría que haberse aprobado hace meses y no ahora, sobre el final", avisaron hace dos meses.

Entre los juristas que redactaron el proyecto ya se han instalado tres objeciones puntuales a los cambios implementados desde el Gobierno: los artículos relacionados con la responsabilidad civil del Estado, que los legisladores kirchneristas anularon, el rechazo de éstos a incluir las acciones colectivas y la negativa a las normas que regulan la función social de la propiedad. Motivos que también contribuyeron a la ausencia de hoy en el Congreso.

En este grupo domina cierta resignación ante la concepción de que el nuevo Código será ley en 2014. Prueba de esto es el hecho de que a los votos del kirchnerismo se sumarían los del Frente Renovador de Sergio Massa y algunos radicales que apoyan la reforma. Causa malestar en la Corte que algunos legisladores tienen más interés en poner la firma a una ley tan decisiva que en leer los voluminosos documentos que dieron origen a la misma.

La decisión de no asistir al Congreso era bien vista ayer por los ministros que no trabajaron en el proyecto de reforma pero que animan largas conversaciones respecto del mismo. Especialmente por el hecho de no favorecer una foto del senador Marcelo Fuentes interpelando a los redactores del proyecto.

Férreo defensor de la idea de un tribunal de control constitucional al estilo europeo, el senador neuquino suele describir a la Corte como un terreno dominado por poderes corporativos, aun después del fallo favorable a la ley de medios. El dato de que podría acceder a la vicepresidencia del Senado en reemplazo de Beatriz Rojkés de Alperovich genera réplicas furiosas en el cuarto piso de la calle Talcahuano.

Un detalle: Fuentes fue un gran impulsor de los pliegos de los jueces cercanos a la corriente Justicia Legítima en la Cámara alta. En las audiencias para tratar esos ascensos a la Casación Penal ordinaria se escucharon fuertes críticas a los ministros de la Corte, como fue el caso de Carmen Argibay, que fue tildada de conservadora por su voto contra la reforma judicial.

En la última reunión de la comisión interpoderes, que fue el pasado miércoles en la Corte, ya se escucharon pedidos concretos para que estos jueces pasen a la Casación Penal federal dado que la ordinaria ni siquiera tiene aprobado el edificio. Ése siempre fue el plan del Gobierno y ahora Fuentes intentará ejecutarlo desde el Consejo de la Magistratura, lo cual disgusta a los justices casi tanto como la cada vez más sonora posibilidad de que el secretario de Justicia, Julián Álvarez, desembarcará en el cuerpo colegiado como representante del Poder Ejecutivo en reemplazo de Hernán Ordiales.

No se trata de la única avanzada de este tipo: en ese mismo cónclave, que reúne a secretarios de la Corte con legisladores y funcionarios del Ministerio de Justicia, Jorge Auat (Justicia Legítima) increpó con dureza a Mario Fera -quien suele tener el respaldo de Lorenzetti- por los cambios recientes en la oficina de Derechos Humanos que tiene la Magistratura y que ahora ya no depende de la Comisión de Disciplina y Acusación.

Dejá tu comentario