Cristina fiscalizó caso por caso staff de los ministros

Edición Impresa

• Casi sin cambios.
• Se fue secretario privado.
• Crean dos subsecretarías.
• Algunos ascensos

Uno por uno, Cristina de Kirchner revisó los nombres de los funcionarios que completarán las nóminas de sus ministros. Fue un ejercicio de control, pero sin demasiadas consecuencias: apenas una renuncia -en su cercanía-, algún desplante y un puñado de ascensos.

El Boletín Oficial fue ayer una biblia K: a través de sus páginas se informó sobre la masiva continuidad de los funcionarios de primera, segunda y tercera línea del Gobierno. Las novedades son escasas: quizá la más relevante es la dimisión del secretario privado presidencial.

Administrativamente, Isidro Bounine dejó de ser ayer el edecán operativo de Cristina de Kirchner. Se dedicó a esa tarea desde que, en mayo de 2003, Néstor Kirchner asumió como presidente. En su lugar, con la firma de la Presidente y de Juan Manuel Abal Medina, fue designado Martín Aguirres.

Lo particular es que, aun la inclusión de nuevos ministros, como ocurrió con Abal Medina, Hernán Lorenzino en Economía y Norberto Yahuar en Agricultura, no implicó -contra lo habitual- cambios notables en las estructuras de los ministerios que pasan a controlar.

Yahuar es el caso paradigmático: queda, a su lado, prácticamente todo el equipo que escoltó a Julián Domínguez. La renovación más trascendente es la vacante dejada por Andrea García, que asumió como diputada, en la que fue nombrado Haroldo Lebed, que ya formaba parte de ese equipo.

Economía es, desde esa óptica, la que registra más novedades: la incorporación de Axel Kicillof y de Iván Heyn como segundo de Beatriz Paglieri, que queda a cargo de Comercio Exterior, forman parte de la ola de variaciones más trascendente en cuanto a nombres.

La mayoría de los movimientos es producto de «salidas» a otros cargos del Ejecutivo o hacia el Congreso. En Desarrollo Social, la cartera de Alicia Kirchner, por caso, hay una variación de impacto organizativo: Sergio Berni, un histórico de esa cartera, asumió como senador provincial.

En su lugar, como secretario de Gestión y Articulación, fue nombrado un antiguo ministro del área: Juan Carlos Nadalich, funcionario que se quedó a cargo de Desarrollo Social en el fugaz paso de la hermana Alicia por el Senado nacional como delegada de Santa Cruz.

En esa cartera se produjo -al margen de lo que implica unificar Comercio Interior y Exterior en Economía, bajo la órbita de Guillermo Moreno- una de las dos creaciones de cargos de cierta trascendencia: la Subsecretaría de Responsabilidad Social. La otra se creó en Educación y es de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias. Alicia Kirchner también selló la continuidad en el área de Deportes: Claudio Moresi fue confirmado, escoltado por Ubaldo Matildo Fillol.

Una de las carteras donde no se movió una mosca fue Planificación Federal, capitaneada por Julio De Vido. El funcionario, que fantaseó con trepar a la Jefatura de Gabinete, no tocó uno solo de sus casilleros: fueron confirmados todos sus secretarios de José López (Obras Públicas) a Jorge Mayoral (Minería) y Juan Pablo Schiavi (Transporte).

En Jefatura de Gabinete las únicas salidas fueron del anibalismo explícito y el ingreso en los sitios de más confianza de los hermanos Nejamkis y un grupo de dirigentes provenientes de La Cámpora.

Dejá tu comentario