Cupones bursátiles

Edición Impresa

Mientras a Obama no le queda ningún economista del círculo cercano, todavía vigente (caídos uno a uno, como los soldados de una mala estrategia) y el reiterativo titular de la Reserva Federal -Ben Bernanke- salió a recitar el consabido mensaje (de una economía que no muestra el crecimiento que se desea), el índice Dow Jones fijaba otra rueda de caídas consecutivas (ingresando de lleno, a sexto tramo semanal negativo).

Leemos a nuestro siempre buen pintor de la realidad en Wall Street, colega de página en comentarios del día, y nos menciona que -por allá- el único versito que todavía goza de cierto rating en el ambiente es repicando con: «están baratas» (las acciones).

En la misma ilustrativa nota, se hace repaso a las bajas que se están asumiendo. Pero, en un índice que todavía conserva en el año más del 4 por ciento de aumento y es uno de los pocos que están sobre la superficie, en un ejercicio muy dañino para buena parte de los recintos. Hay un dato de marca mayor que se consigna, como es: que acumula el Dow casi un 85 por ciento de rendimiento, desde el mínimo del 9 de marzo de 2009. Y, pensamos, esto es «exuberancia» pura -como diría Greenspan-, porque ver que un indicador líder global, que por lo mismo es de «tracción pesada», difícil de hacer avanzar a los saltos como en los índices de países de segundo, tercer orden económico y bursátil, gane en poco más de dos años un 85 por ciento: es como realizar la alquimia de convertir plomo en oro. Dicho en relación con una economía que sólo salió del fondo de pozo, después se echó a dormir. Y, Bernanke debe repetir siempre lo mismo...

Distinto es evaluar igual y tremendo gran resultado, si esto hubiera sido correspondido por una economía que pasara de fases, hasta recobrar cierta solidez de ratios y auspiciosas señales de entrar en ritmo de líder. No lo hizo, así el mercado quedó como recortado dentro de una isla. Y entonces, suena a verso completo que por allá digan los operadores que «están baratas». ¿Baratas, respecto de qué? ¿De antes de la crisis, cuando tenían cotización acorde con la fiesta que estaba por estallar? ¿Baratas respecto de empresas en un ciclo creciente y sólido?

Recién ahora dejaron de subir, pierden de ganar dentro del año, pero están en positivo. Todavía hay mucha «gordura» como para quejarse.

Dejá tu comentario