Dicen en el campo...

Edición Impresa

... que las renuncias y, simultáneamente, la elevación del rango de Agricultura a ministerio, caracterizaron una semana que estuvo más dominada por el debate de la Ley de Radiodifusión y las alternativas del escándalo de los medicamentos truchos que por los avatares del campo. Igualmente, en las pocas y muy privadas reuniones que se realizaron, como el almuerzo del martes en lo de un empresario del sector, justo enfrente a la Embajada de Francia para observar el espectáculo de los Mirages desde un sitio preferencial, hasta el asado en la famosa y muy cerrada Residencia Castañón. En esta reunión el campo y los medios aparecieron fuertemente enlazados en todas las conversaciones. Incluso, no fueron pocos los que coincidieron en que, de imponerse Néstor Kirchner en la pulseada periodística, le quedarían muy pocas (por no decir, ninguna) chances al campo para poder avanzar con sus reclamos.

... que, «gracias a Hernandarias, Uruguay tiene ganadería, y gracias a Kirchner, tiene agricultura», dicen que afirmó días atrás el ex presidente uruguayo Jorge Batlle, según dijo un embajador del país oriental. El comentario venía a colación de la nueva ola de inversiones agropecuarias argentinas que estaría recibiendo nuevamente el país vecino, que también tiene problemas climáticos y sufre las mismas alternativas de mercados internacionales, pero tiene una política interna respecto del campo diametralmente opuesta a la argentina, entre otras cosas porque no aplica retenciones, ni cierres o restricciones a la exportaciones de carne, lácteos o granos. Otro personaje controvertido y muy mediático estos últimos días fue Carlos Alberto Cheppi. Sería sustituido por el bonaerense de Chacabuco (FPV) Julián Domínguez, que ostenta el poco simpático antecedente -para el campo- de haber aprobado el impuestazo de Daniel Scioli, con un aumento del 128% en el Inmobiliario Rural de la provincia de Buenos Aires, justo antes de dejar ahora su banca para asumir en el nuevo destino. Dicen, además, que también responde al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Respecto del saliente, se comentaba que el tema viene de largo y que, incluso, ante un extraño pedido que hizo Cheppi días atrás, de «un mapa de Formosa», varios de sus colaboradores se preguntaban si estaría por hacer alguna inversión laboral en la provincia norteña abandonando, así, su gusto por los aires patagónicos de las últimas décadas. Igual de mediático estuvo su antecesor, Miguel Santiago Campos, por ahora alejado de la función pública tras 14 años en los que alternó la agregaduría agrícola en Brasil, la Secretaría de Agricultura y algún cargo en Ciencia y Técnica, donde lo colocó el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, cuando dejó la cartera agropecuaria hace más de dos años. Además, este ex hombre de Felipe Solá se enojó con el nombramiento de María del Carmen Alarcón, ahora al frente de la nueva Secretaría de Integración, con la que se enfrentó en cantidad de oportunidades cuando la santafesina presidía la Comisión de Agricultura.

... que, aunque en Corrientes la segunda vuelta electoral por la gobernación de la provincia entre los dos primos Colombi (el actual gobernador y el ex) ocupa casi todos los foros, los productores siguen con sus propias inquietudes, que no son pocas. Para los ganaderos, la continuidad de la sequía en buena parte de la provincia. También el repunte que estaría registrando el bajísimo nivel del río Paraná, que puede obligarlos (si continúa creciendo) a sacar hacienda de las islas, uno de los pocos reductos donde aún hay algo de pasto. Por su parte, los productores de verduras y hortalizas, la mayoría localizados en el oeste provincial, están cada vez más alarmados por los bajos precios de sus producciones. Por caso, en la reciente conmemoración del Día de la Agricultura en Colonia Carolina, donde se concentran casi 3.000 productores del rubro, se señalaba que, mientras a ellos les pagan $ 5 por cajón de 20 kilos de tomates, los consumidores de los grandes centros urbanos deben oblar alrededor de $ 6 por kilo. Lo mismo ocurre con otros productos fuertes de la zona, como berenjenas, pimientos, etc., que, a pesar de entrar en la categoría de «primicias» (Corrientes ya comienza a entrar en julio en el mercado), actualmente no estarían cubriendo siquiera sus costos de producción, entre otras cosas por los altos fletes a Rosario, Mendoza, o al Mercado Central de Buenos Aires, adonde vuelcan el grueso de la producción. Algo mejor parece que está siendo el panorama para el tabaco negro, del que apenas podrían cumplir el 50% de la demanda de exportación que está teniendo la provincia.

Dejá tu comentario