Dinamarca, polémica: matan a jirafa en zoo

Edición Impresa

Copenhague - Un bebé jirafa de un año y medio en perfecto estado de salud fue sacrificado ayer en un zoológico de Copenhague, a pesar de las protestas de los defensores de los animales en Dinamarca.

El portavoz del zoo, Tobias Stenbaek Bro, indicó que Marius -como se llamaba el pequeño animal- fue abatido con una pistola a primera hora de la mañana de ayer. Como si fuera poco, tras la muerte, el zoológico realizó una autopsia, a la que los visitantes podían asistir, mientras que el cuerpo despedazado del animal fue utilizado para alimentar a las fieras del parque.

Stenbaek Bro explicó que el zoo no se esperaba la polémica que generó el destino del animal. "La gente tiene derecho a protestar, pero por supuesto nos ha sorprendido", aseguró. 

El zoo explicó el miércoles en su página web que no podían dejar crecer a la pequeña jirafa para evitar la consanguinidad entre ejemplares de esta especie. El objetivo del zoo es asegurarse que los mejores genes pasen a las generaciones venideras, preservándose así a largo plazo la supervivencia de las especies que reciben, consignó el zoológico.

Las opciones de castración o de reintroducción en la naturaleza se desecharon por sus posibles efectos adversos, así como el traslado de Marius a otro centro de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA) por incompatibilidad genética.

Agencias AFP y EFE

Dejá tu comentario