14 de junio 2016 - 00:00

Duro revés para P. Rico que lo acerca a default

  Washington - La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó ayer el intento de Puerto Rico por restablecer una ley que le habría permitido recortar miles de millones de dólares en deuda de empresas de servicios públicos, un revés para los esfuerzos del Estado Libre Asociado por sobreponerse a su crisis fiscal. El tribunal decidió por 5 votos a favor y 2 en contra que la iniciativa legal de Puerto Rico aprobada en 2014, conocida como ley de recuperación, entra en conflicto con la legislación federal de Estados Unidos sobre quiebras, lo que deja en vigencia un dictamen emitido en 2015 por una corte de apelaciones había invalidado el estatuto.

El máximo responsable de la Justicia de Puerto Rico se reconoció ayer "sorprendido" ante la decisión del Supremo Tribunal de EE.UU. de invalidar la norma conocida como Ley de Quiebra Criolla, ya que, en su opinión, deja absolutamente desvalida a la isla para lidiar con la deuda que acumulan sus entidades públicas.

El secretario del Departamento local de Justicia, César Miranda, junto a Margarita Mercado Echegaray, procuradora general, se manifestaron ayer en desacuerdo con la determinación del Tribunal Supremo de que la Ley Federal de Quiebras impide que Puerto Rico adopte sus propias leyes para lidiar con la reestructuración de las corporaciones públicas.

"Presentamos este caso ante el Tribunal Supremo de EE.UU. porque estábamos y estamos absolutamente convencidos de que es jurídicamente imposible que se dejara a Puerto Rico en una total indefensión con relación al tema de la reestructuración de su deuda", argumentó Miranda.

Según dijo en un comunicado, "no hay precedente en el sistema de Justicia americano en el que se haya dejado desprovisto de un recurso de reestructuración a ningún estado de EE.UU.".

Ahora, la aprobación de la ley por el Congreso de Estados Unidos podría ser la última opción de Puerto Rico para evitar una moratoria de pagos caótica. El territorio estadounidense de 3,5 millones de habitantes afronta un carga de deuda de u$s 70.000 millones que, según afirma, no puede pagar.

El jueves pasado, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una ley que crea una junta de supervisión federal para ayudar a Puerto Rico a lidiar con su enorme deuda y envió el proyecto al Senado para su consideración.

La Casa Blanca ha instado al Senado a actuar con agilidad para que el presidente Barack Obama pueda promulgar la ley antes de que el 1 de julio se cumpla un plazo para que Puerto Rico tenga que devolver u$s 1.900 millones en deuda.

La junta supervisora deberá trabajar con inversores en la reestructuración de la deuda de Puerto Rico. La isla no puede beneficiarse del capítulo 9 de la ley de protección por quiebra de Estados Unidos, a diferencia de los 50 estados del país norteamericano.

El juez de la Corte Suprema Clarence Thomas dijo que Puerto Rico no es considerado un estado de Estados Unidos para un segmento de la ley de quiebra, lo que significa que no puede autorizar a sus agencias municipales que reestructuren su deuda.

Agencia Reuters y EFE

Dejá tu comentario