Pide la UIA dar marcha atrás con parte de la Reforma Fiscal

Edición Impresa

Se trata del nuevo sistema para liquidar los aportes a la Seguridad Social. Empresarios se lo pidieron a Cuccioli.

Empresarios le reclamaron al administrador Federal de Ingresos Públicos, Leandro Cuccioli, que el Gobierno dé marcha atrás con gran parte de las medidas tomadas para aumentar la recaudación, algo que resulta prácticamente inviable en el actual contexto económico. Entre ellas, pidieron el fin de los embargos y que se vuelva al viejo sistema de pago de aportes y contribuciones patronales que había antes de la Reforma Fiscal, el que tenía alícuotas diferenciales por cada región del país.

Los reclamos los pudo escuchar el propio Cuccioli en una mesa en la que estuvo junto a los principales dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) al mediodía en la sede de la central fabril. Allí asistieron entre otros, el presidente del Comité Ejecutivo, Miguel Acevedo, el vicepresidente de la entidad Daniel Funes de Rioja, el titular del departamento de Política Tributaria de la UIA, Carlos Abeledo, y una decena de dirigentes provenientes de sectores pyme, los más complicados por la coyuntura económica.

Aunque Funes de Rioja calificó de “positivo” el encuentro, en rigor, casi la totalidad de los planteos empresariales que implican costos fiscales chocaron con la misma respuesta del funcionario: “Esto es política tributaria y escapa a mi decisión”. La frase se escucha cada vez más seguido en boca de Cuccioli. Se debe a que todo lo que pueda afectar al objetivo de cerrar los números del fisco en 2019 es decisión del Ministerio de Hacienda. Precisamente, en abril la recaudación subió 51,3% y fue la más cercana a la inflación. Ese dato es seguido muy de cerca por la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que llegó ayer a Buenos Aires. Los funcionarios del organismo también tienen previsto visitar a los dirigentes de la UIA.

Los industriales le pidieron al administrador que inicie a pleno el uso de la factura de crédito electrónica, que ahora es solo obligatoria a partir de los $6 millones. Un reclamo similar había escuchado el funcionarios unas horas atrás, cuando se presentó en un evento organizado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF). Un ejecutivo le preguntó por lo mismo. La respuesta es que se decidió ir integrando gradualmente todas las facturas, pero que se necesita de tiempo para que las grandes compañías vayan adaptando sus sistemas.

Los industriales le insistieron en la sanción de una nueva ley pyme, ya que la vigente tenía algunos beneficios que vencieron el 31 de diciembre, como el descuento del 10% del Impuesto a las Ganancias para nuevas inversiones. Al inicio del año el Gobierno parecía estar bastante encaminado hacia ello, pero luego, sin mediar mayores explicaciones, el tema fue perdiendo fuerza.

Lo que aparece como más improbable es que el Gobierno acceda al reclamo de ir marcha atrás con el punto de la Reforma Fiscal que decidió unificar a nivel nacional las alícuotas de los aportes y contribuciones a la Seguridad Social. En el caso de las pyme implicó un incremento de alícuotas del orden del 1,5%, hasta el 19,5%, mientras que para las grandes representó una baja, ya que antes pagaban 21%. En compensación el Gobierno les concedió un sistema de mínimo no imponible por empleado, que hoy es de $17.500.

El pedido que podría tener alguna resolución a favor fue el de modificar el nuevo plan de facilidades de pago de hasta 60 cuotas con un anticipo del 1% y tasa del 2,5% anual. La AFIP habilitó deudas hasta el 31 de diciembre, y los empresarios reclamaron que se incluyan hasta el 31 de marzo. “La recesión fue más profunda de lo estimado”, argumentaron ante el funcionario que tomó nota.

En otro capítulo, la COPAL le manifestó a Cuccioli por un escrito, el rechazo al aumento de la tasa de estadística de la Aduana. El lunes la cartera a cargo de Nicolás Dujovne dispuso el incremento de la tasa de estadística para las importaciones del 0,5% al 2,5% que generó una fuerte queja de empresarios de diferentes sectores más afectados como las automotrices (el 70% de un auto fabricado en el país es importado) y los importadores de electrónica de consumo, que vienen siendo castigados por la baja del consumo.

En la COPAL señalaron que la medida afecta a todos los insumos que usa la industria. Los industriales de ese sector, donde revistan empresas importantes también advirtieron deficiencias en el texto del decreto del presidente Mauricio Macri. Tal como quedó redactada la norma se puede dar a entender que el aumento de la tasa afectaría también a las exportaciones de modo que en los próximos días saldrán correcciones.

Dejá tu comentario