El gráfico que habla

Edición Impresa

En las últimas semanas se ha registrado un fuerte repunte de los flujos de capitales hacia los países emergentes, especialmente para la adquisición de acciones, en un marco de menor aversión al riesgo. Este resultado respondió a que los inversores estimaban un buen resultado para los demócratas en las elecciones legislativas de Estados Unidos, reduciendo las expectativas de un nuevo gran estímulo monetario. Desde abril, con la suba de la tasa de los bonos a diez del Tesoro norteamericano, que alcanzaron el 3%, comenzó a registrarse una fuerte salida de capitales desde los países emergentes hacia los más desarrollados (proceso que en la jerga financiera se conoce como "flight to quality"), principalmente en países como Argentina y Turquía, donde los desequilibrios macroeconómicos son más marcados. Si se mantiene la tendencia actual, se podría revertir parte de los resultados negativos previos y proyectar un panorama menos oscuro para la región.

Dejá tu comentario