El problema del empleo en la Ciudad

Edición Impresa

En la Ciudad de Buenos Aires, hay más de 160.000 personas que buscan trabajo y no encuentran, así como más de 130.000 que quieren trabajar más horas pero no consiguen hacerlo. Este es el preocupante panorama del empleo, cuestión más que prioritaria para la vida en comunidad, a través del cual podemos entablar relaciones con los otros, desarrollar aptitudes y, por supuesto, generar ingresos.

Desde el Consejo Económico y Social de la Ciudad (CESBA), nos proponemos visibilizar esta problemática para que la oferta y la demanda de empleo se "encuentren". Proponemos detectar las necesidades de empleabilidad, así como reflexionar en torno al mercado de trabajo y lo que realmente necesita. En ese sentido, los porteños precisan de políticas públicas activas y coordinadas en relación a la promoción del empleo y, en particular, del empleo joven.

En Argentina, el desempleo joven es más alto que el promedio regional: llega a casi un 25% (en América Latina es de 18,3%). La cifra crece al 45,7% cuando se consideran los jóvenes de entre 20 y 29 años. A su vez, el problema se acentúa si se considera el empleo no registrado: es de casi un 60%.

Según un estudio de Adecco Argentina, en nuestro país, seis de cada diez jóvenes perciben a su edad como un limitante a la hora de buscar un empleo. Dicho estudio plantea que los jóvenes son los más vulnerables a la hora de conseguir un empleo siendo que casi un 25% de esta población se encuentra desempleada. Según el estudio, una de las complejidades a la hora de acceder a un primer empleo es la falta de experiencia laboral la cual, según la percepción de la juventud, es lo que los empleadores tienen en cuenta a la hora de contratar a un empleado.

El mundo se encuentra en un proceso constante de cambio, por lo que se genera un desfasaje entre las nuevas necesidades del mercado laboral y las nuevas habilidades que demandan esas nuevas necesidades. Es así que las expectativas de los jóvenes que buscan un empleo chocan con un mercado que no ofrece las mejores posibilidades de satisfacerlas y con la dificultad de conseguir un trabajo digno, con todos los derechos y garantías protectoras reconocidas en la legislación laboral.

Es por esto que la formación en nuevas habilidades requeridas por el mercado de trabajo es tan importante. El conflicto surge cuando estas capacitaciones (aún las realizadas por programas estatales) no están ancladas en las habilidades solicitadas por el mundo laboral. Resulta fundamental diagnosticar y detectar las necesidades antes de diseñar e implementar capacitaciones de este tipo.

El mes pasado, al evento Expo Empleo Joven organizado en el predio de La Rural acudieron más de 175.000 jóvenes. A pesar de ello, solo se ofrecieron 10.000 puestos laborales, lo que evidencia que, de cubrirse el 100% de las oportunidades disponibles, solo 1 de cada 18 jóvenes pudo haber tenido éxito en su búsqueda laboral. El evento evidencia los altos grados de vulnerabilidad en los que se encuentra este segmento etario respecto del empleo; situación que muchas veces lleva a los jóvenes y adultos a la precariedad laboral.

En relación a la generación de empleo y la capacitación de jóvenes, el Gobierno de la Ciudad ofrece distintos programas que, en forma individual, intentan mitigar el problema de la desocupación y subocupación en la Ciudad. Lo hace mediante la creación de un portal de empleo donde las empresas publican ofertas laborales, así como mediante un programa de pasantías para estudiantes universitarios denominado "Experiencia Ciudad" y programas de capacitación como el de "Formación e Instrucción al Trabajo". Son todos esfuerzos aislados e insuficientes que, implementados por distintas dependencias del Estado, pierden la oportunidad de resolver el problema a partir de la integración de esfuerzos y recursos.

A ello se le suma que, en lo que va del 2017, la ejecución del presupuesto de la Ciudad en las áreas vinculadas a la formación juvenil y el fomento del empleo fue llamativamente baja. El presupuesto de la Subsecretaría de Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Pyme) presenta un 7% de ejecución, el de la Dirección General de Emprendedores un 6% y el de la Subsecretaria de Desarrollo Económico un 14%.

Desde el CESBA, trabajamos para que se logren acuerdos intersectoriales que generen más y mejor empleo de calidad para nuestros jóvenes; alentados por una profunda preocupación por la realidad de este sector que se ve obligado muchas veces a relegar el estudio en pos de acceder a un empleo, cuando el Estado debería garantizar la posibilidad de realizar ambas actividades.



*Presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires.

Dejá tu comentario