Energía: crece producción en Argentina (mientras en Europa se agrava crisis)

Edición Impresa

En el Viejo Continente, los precios del gas se dispararon y se habla de escasez en el comienzo del invierno boreal. En el país, aumenta la producción, el consumo y se planea exportar.

Las realidades que atraviesan Argentina y Europa en materia energética plantean un marcado contraste. Mientras que en el país la producción y el consumo crecen, en el Viejo Continente la llegada del invierno tiene en alerta a los gobiernos, que se preparan para la escasez ante la estimación de climas gélidos y con récord de precios. Así es que mientras en Argentina se avanzan con acuerdos para exportar a Chile y Brasil, en Europa no se descarta la posibilidad de grandes apagones en las principales capitales.

Según informó el INDEC, la producción de energía creció en el tercer trimestre un 9,9% interanual y un 0,6% frente al trimestre previo. A su vez, la producción de biodiésel trepó un 49,4% y la de bioetanol, un 26% frente al mismo período del año anterior.

Por su parte, la producción de petróleo alcanzó en noviembre cifras que no se obtenían desde octubre del 2012: se produjeron 557.000 barriles diarios, lo que representa un 2,6% más que el mes anterior y un 15% más en términos interanuales. El gran aporte vino desde Vaca Muerta, donde durante noviembre se produjeron 204.000 barriles diarios de petróleo no convencional, un 4% más que en octubre y casi un 64% más en comparación con el mismo mes del año pasado.

La actividad se encuentra en alza y ya superó los números prepandemia. La producción total de petróleo de noviembre superó los valores de febrero de 2020, en casi un 6%, mientras que la producción de petróleo no convencional superó esos valores en un 62%.

En materia de Gas, la actividad se mantiene a buen ritmo impulsada principalmente por la producción no convencional que continúa creciendo y ya representa un 52% del total. Durante noviembre se produjeron un total de 128 millones de metros cúbicos por día, un poco más que en octubre cuando la producción alcanzó los 127 millones. Además, la producción de gas total a nivel nacional alcanzó un aumento interanual de más del 10%, mientras que en el segmento de la no convencional el crecimiento fue del 40,9%.

Además del incremento en la producción, ya se rubricaron distintos acuerdos para exportar energía a Chile y Brasil. De hecho, tal como señaló el secretario de Energía Darío Martínez durante su participación en el ciclo de entrevistas Ámbito Debate en noviembre, con la construcción “del gasoducto Néstor Kirchner, estamos más cerca de exportar gas a la región”. “Sobre todo a Uruguay, Chile y Brasil. Y reemplazar quizá a ese proveedor de gas que era Bolivia, por Argentina y por una Vaca Muerta que viene dando muy buenos valores de producción”, remarcó el funcionario.

En cuanto al nivel de consumo, de acuerdo al informe elaborado por Fundelec, durante noviembre se presentó un incremento de la demanda de energía eléctrica del 4,7% interanual. La demanda de la industria, sostuvo el estudio, creció un 11% con respecto a la prepandemia.

Crisis en Europa

En Europa, en cambio, la crisis energética se profundiza y tiende a empeorar en el futuro cercano. Según informó la agencia Bloomberg, las temperaturas caerán bajo cero en varias capitales, lo que afectará a las redes eléctricas, que ya “hacen frente a bajas velocidades del viento y graves cortes nucleares en Francia”. “Para empeorar las cosas, Rusia está limitando los flujos de gas natural a través de una importante ruta de tránsito hacia Alemania. Está previsto que la ruta se utilice solo parcialmente en enero”, señalaron desde Bloomberg.

En ese escenario, los precios de la energía se dispararon. En lo que va del año, el gas de referencia europeo subió más del 600%. Ayer rompieron un nuevo récord, justo en el primer día del invierno boreal, impulsados por el intenso frío y las tensiones geopolíticas entre Rusia y los países consumidores.

La cotización europea de referencia, el TTF holandés, ganó ayer más de un 22%. Para algunos analistas este nivel de las cotizaciones refleja la fuerte demanda a medida que bajan las temperaturas y que crecen los temores sobre la oferta, ya que un tercio del gas proviene de Rusia.

Además del gas, se dio un menor aporte del mercado de la energía renovable por factores climáticos y en Francia, donde predomina la energía nuclear, hay cuatro centrales fuera de servicio: según consignó AFP, representan el 13% de la disponibilidad actual de energía de ese país, que exporta tanto a sus vecinos como al Reino Unido.

Dejá tu comentario