Enero: se empezó con faisán y se terminó comiendo las plumas

Edición Impresa

Balance del mercado del 29/12/11 al 31/01/12

Todo fue coincidente, armonioso, seductor, para que el corto primer paso de 2012 -apenas cuatro ruedas- pudiera estar dentro de los ejemplos de lo que puede mostrarse como un «mercado perfecto» (que no existe, ni existirá). Crecer en precios y expandirse en negocios, saltar las vallas en ambos elementos y desquitarse de un 2011 que condenó al Merval a ser el indicador más perjudicado del mundo.

Pero así como todos -nos incluimos- miraban con expresión de incredulidad el pasar de ese techo inicial, el día de «Reyes» se pautó el regalo de un aumento del 12,5% en el índice, junto con ración de volumen que juntó $ 329 millones efectivos, en cuatro sesiones. Eso fue todo. Fue mucho, resultó la columna mayor que convertiría al Merval en el mejor índice global del mes de enero.

Al final, quedándose de modo ostensible y mostrando el anverso (primera rueda con $ 100 millones) y el reverso de la moneda bursátil (la última, con $ 28 millones). Lo que parecía un simple paseo por el mes, poniendo unos ocho puntos de distancia sobre el segundo -el Bovespa-, en el cierre fue final ajustado. Merval reteniendo el 13% y el índice de San Pablo, con más del 11%. Hubo una tercera semana generosa, con alza del 4% y algo más, pero con dos períodos en baja (del 0,6% el segundo y del 1,26% el cuarto) y la rueda del lunes 30, que aplastó todo con su baja del 2,14% (por vía de fuerte baja en «bancos», ante medidas del Central). El punto más alto fue de 2.914, a cuatro fechas de la meta; el más bajo, 2.568, con volumen promedio -por rueda- en los $ 49 millones. Gran rendimiento en acciones, que pormenorizado pierde brillo. Y el final fue un arrastrarse hasta la hora de cierre.

Dejá tu comentario