Escuchas: ex juez dice que no lo notificaron

Edición Impresa

El juez federal Norberto Oyarbide aspira hoy que se presente el destituido juez de instrucción misionero José Luis Rey para ser indagado en el marco de la causa en la que se investigan las escuchas supuestamente ilegales a empresarios y dirigentes sociales.

El juez dispuso la detención de Rey el viernes pasado, pero no fue encontrado en su casa de Posadas. Por eso, el juez consideró que estaba prófugo y dictó una orden de captura nacional e internacional. Para la defensa del magistrado destituido, sin embargo, Rey nunca fue notificado en su domicilio, que actualmente es en la Ciudad de Buenos Aires, y sostienen que por eso no está pró-fugo.

El abogado defensor de Rey insistirá hoy además con un pedido de exención de prisión para el juez destituido. Este recurso ya fue rechazado el viernes pasado por Oyarbide, pero la defensa de Rey apelará ante la Cámara Federal de Apelaciones porteña, mientras analiza cuándo se presentará el magistrado ante la Justicia. Desde su entorno señalan que probablemente sea hoy, a más tardar mañana, para evitar el «circo mediático» que generó su detención frustrada.

Complicaciones

Desde que se inició el caso en octubre pasado -a raíz de la detección de intervenciones irregulares a los teléfonos del familiar de las víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, el empresario Carlos Ávila y el cuñado de Mauricio Macri, Néstor Leonardo, entre otras personas-, la situación de los dos jueces misioneros que ordenaron las pinchaduras se fue complicando, al punto de ser destituidos la semana pasada por un jurado de enjuiciamiento de su provincia.

Tanto Rey como el otro magistrado supuestamente implicado en el caso, Horacio Gallardo, ordenaron todas las intervenciones, que el ex policía federal y ex empleado del Gobierno porteño, Ciro James, retiraba de la SIDE. Ni Rey ni Gallardo se presentaron a declarar en las dos oportunidades que Oyarbide los citó a declaración indagatoria. Mientras tanto, la pesquisa siguió avanzando, al punto de que se dispusieron los procesamientos por presunta asociación ilícita de James, el ex titular de la Policía Metropolitana, Jorge «Fino» Palacios, y siete funcionarios judiciales y policías de Misiones que trabajaban junto a los dos magistrados.

Obstáculos

En el caso de los jueces, hubo que esperar a que enfrentaran un jury de enjuiciamiento en su provincia por mal desempeño -y en consecuencia perdieran sus fueros- para poder ordenar su arresto. La orden fue definida el viernes pasado por Oyarbide, quien encontró nuevos obstáculos para avanzar en la indagatoria de los jueces destituidos: Rey no estaba en su domicilio y Gallardo había sido internado ese mismo día, descompensado.

Y los problemas de traslado apenas empezaron ahí. Gallardo debía ser traído a Buenos Aires con un avión sanitario, en el que se detectaron desperfectos. Cuando se dispuso su arreglo, se advirtió al juzgado que de todas formas no se podía volar en la zona de Posadas por alerta meteorológico.

Finalmente, ayer a la tarde viajó un grupo de técnicos para Misiones con el objetivo de arreglar el único avión sanitario que tiene la Policía de esa provincia y poder así trasladar a Gallardo. El magistrado destituido llegaría en estos días y sería internado en el Hospital Argerich, mientras siguen avanzando las indagatorias a los funcionarios de PRO sospechados de tener una supuesta vinculación en la causa. El próximo en la lista es el ministro de Seguridad y Justicia, Guillermo Montenegro, quien está citado para mañana.

Dejá tu comentario