Fue viento en contra

Edición Impresa

Al llegar la cuarta rueda se quebró la imagen de superficie en calma "chicha" y con porcentuales desechables, para recibir de frente vientos indeseados: haciendo retroceder al mercado, de modo ostensible. Vientos que no fueron sólo locales, sino como parte de una corriente global que echó hacia atrás -en un 1%- al Dow Jones, los mismos que al Bovespa, repitiendo en el Shanghái, con el 1,12% de baja. Esta caída general es el mayor "amparo" en que puede refugiarse el Merval y al que le fue peor que a todos, con su 1,7% de derrape en su nómina líder (suavizado por el indicador Bolsa -de orden general- que estuvo a la par del exterior, con el 0,96% de rebaje).

Diferencias que describen el plano inclinado hacia los descensos donde sólo "19" papeles subieron, pero otros "38" perdieron nivel. Y tal vez el dato más preocupante haya pasado por el total de negocios en que se cocinó el retroceder de cotizaciones. Superando marcas previas, contenidas, se trepó a los $ 121 millones y donde -los precios son testigos- la mejora de ritmo tuvo al componente principal, desde el flanco de la oferta. Un Merval de cierre previo en "6.960" puntos, se deslizó a piso de sólo "6.723" y haciendo ruido fuerte: en torno del 3,5% de baja, entre los extremos. El máximo se situó en "6.880" y el cierre vio a las líderes en zona de "6.784" unidades: siendo bastante más benigna la caída, reducida a la mitad mencionada.

Nada menos que un 7% fue la pendiente de Edenor (cabeza de nómina general, entre las bajas) seguida por su controlante -Pampa- rozando el 4%. La tercera, otra vinculada al mismo grupo -Transener- con el 3,5% de merma.

Aluar sostuvo la bandera simbólica, con el 1,8% de alza, Siderar e YPF acompañaron desde lejos, con aumentos que no alcanzaron el 1%. Por volumen, YPF y Tenaris se repartieron porciones mayores (en torno de los $ 22 millones) G. Galicia, tercera con $ 18 millones. Mucha actividad, pero desde la mano vendedora: saldo duro. La Bolsa, golpeada.

Dejá tu comentario