Los desafíos del midstream argentino

Edición Impresa

Al ser una de las principales empresas de midstream del país, Compañía Mega tiene el rol estratégico de aportar la capacidad técnica y de gestión para crear valor en la producción de gas, con el desafío que plantea Vaca Muerta respecto la necesidad de lograr la mayor eficiencia a partir de un gas cada vez más rico y por lo tanto más complejo en su cromatografía, en un planteo desafiante para su acondicionamiento, de acuerdo a los estándares requeridos para su transporte y consumo.

Mega es una empresa argentina que opera desde abril del 2001, este año estamos celebrando nuestro 20 aniversario de actividad y que tiene como eje principal del negocio, agregar valor al gas natural a través de la separación, transporte y fraccionamiento de sus componentes ricos.

Somos el principal productor de etano del país, que constituye una de las principales materias primas de la industria petroquímica argentina. En ese rol, aprovecha los componentes líquidos (propano, butano y gasolina natural) para otros mercados. De esta forma, abastece la creciente demanda interna y exporta a la región y al mundo, generando divisas y fortaleciendo la balanza comercial del país.

El proceso para agregar valor al gas natural comienza en la Planta Separadora Loma la Lata, ubicada en el corazón de Vaca Muerta, provincia de Neuquén, alimentando el proceso en el que se retienen los componentes líquidos. Estos, son transportados a través de un poliducto que conecta la Planta Separadora Loma la Lata con la Planta Fraccionadora Bahía Blanca, a través de un caño de 12 pulgadas de diámetro y 600 km de longitud. Esta vital arteria para la infraestructura de la compañía y para el transporte energético argentino, la convierte en el único poliducto en el país que conecta Vaca Muerta con el Puerto internacional de aguas profundas en Bahía Blanca.

En la Planta Fraccionadora Bahía Blanca se producen y comercializan los productos obtenidos del proceso de industrialización del gas natural, esto es GLP -propano y butano- etano y gasolina natural. El muelle facilita la comercialización de productos a través de buques de carga gran porte y posibilita otras operaciones seguras y confiables, por ejemplo, para la regasificación de GNL importado e inyección en la red de transporte de gas natural.

En 2020, con una inversión de 40 millones de dólares y 13 meses de trabajo, Mega finalizó un nuevo gasoducto Tratayén-Loma de La Lata que contribuye a diversificar y expandir las fuentes de abastecimiento de gas a procesar, acompañando el crecimiento de la producción de gas no convencional de Vaca Muerta.

Este año cumplimos exitosamente el paro de planta programado con el objetivo de garantizar la confiabilidad y seguridad de sus instalaciones, además de realizar una actualización tecnológica y, así, sentar las bases para permitir la ampliación de la capacidad productiva.

Somos conscientes que vamos hacia un mundo más descarbonizado y que nuestro país conserva una matriz energética altamente estructurada en el abastecimiento gasífero respaldado en recursos comprobados como los de la Vaca Muerta, lo que plantea muy buenas oportunidades y perspectivas tanto para el país como para Compañía Mega, ya que tenemos los recursos y la capacidad para dar respuestas a las crecientes demandas del mercado local e internacional.

Dejá tu comentario