Gobierno y CGT llevan a Ginebra debate por salario y obras sociales

Edición Impresa

La central sindical cree que el piso salarial deberá discutirse sobre una inflación prevista del 25% y no del 17% que todavía declaman funcionarios.

El debate por el nuevo salario mínimo y un salvataje judicial para las obras sociales empezarán a ser definidos por el Gobierno y la CGT en Ginebra, Suiza. Allí confluirán en la primera quincena de junio funcionarios y gremialistas por el Congreso anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que servirá de excusa para recrear el diálogo bilateral que permanecía congelado. A excepción de esos ítems, el sindicalismo peronista no tiene previsto reanudar sus protestas contra la administración de Mauricio Macri y mantendrá su virtual receso hasta las elecciones de octubre.

Ayer el Consejo Directivo de la central obrera confirmó que ambos temas, que había adelantado este diario, formarán parte de su agenda inmediata. En el caso del Consejo del Salario Mínimo el Ministerio de Trabajo tiene planeado convocarlo para fines de junio o principios de julio. Desde la CGT dieron a entender que habrá un tironeo entre las previsiones del Ejecutivo, que mantiene una pauta inflacionaria del 17% para este año, y la organización, que ayer estimó una variación de al menos 25% para ese rubro.

"Los acuerdos salariales se están cerrando en un 20%, que es lo que quiere el Gobierno. Pero se arreglan adicionales, que integran el salario, que lo terminan llevando al 25%, que es lo que para nosotros puede llegar a ser la inflación de este año", explicó Jorge Sola, portavoz de la CGT al término de la reunión de su órgano ejecutivo.

El encuentro fue el primero después de la crisis de un mes atrás cuando el triunviro Héctor Daer y Facundo Moyano, uno de los hijos de Hugo, se trenzaron en duros términos y su enfrentamiento se extendió a otros dirigentes. Ayer, en cambio, el diálogo fue fluido y se limitó a las exposiciones de algunos referentes. De hecho se notó el clima de receso con ausencias de peso como las del triunviro Carlos Acuña, Pablo Moyano (Camioneros), Gerardo Martínez (albañiles) y los líderes del transporte Roberto Fernández (colectiveros) y Omar Maturano (maquinistas ferroviarios), entre otros.

La dirigencia que estuvo presente alcanzó, de todos modos, para elevar al tope de la agenda de la CGT la inminente creación de una Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (Agnet) por decreto de necesidad y urgencia (DNU), tal como anticipó en exclusiva este diario el miércoles. Se trata de un reclamo compartido por la central obrera y las prepagas: un organismo constituido para definir qué medicamentos y tratamientos médicos deben aplicarse a los pacientes de ambos sistemas en función de los juicios entablados. Con la Agnet el Gobierno espera ahorrarle al sistema una litigiosidad que actualmente se calcula en al menos 10% de los costos.

Sobre este punto ayer expusieron José Luis Lingeri, principal referente de las obras sociales en la CGT, y Héctor Daer. El triunviro comentó que de los 260 mil afiliados con los que cuenta su gremio, Sanidad, apenas 7 pacientes de la obra social consumen el 10 por ciento de sus erogaciones mensuales.

Si bien Gerardo Martínez, secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, es el único que tiene agendado un encuentro a solas en Ginebra con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, la numerosa comitiva de la central buscará aprovechar el viaje para resolver las dos temáticas antes de mitad de año.

Dejá tu comentario