22 de agosto 2023 - 00:01

Grupo BRICS ventila desde hoy diferencias sobre su ampliación (Argentina, en espera)

Se aguarda que el bloque de potencias emergentes -compuesto por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- adopte como mucho un marco normativo para el ingreso futuro de más países.

PREPARATIVOS. La ciudad sudafricana de Johannesburgo se prepara para albergar una esperada cumbre del grupo BRICS. Vladímir Putin participará de manera virtual.
PREPARATIVOS. La ciudad sudafricana de Johannesburgo se prepara para albergar una esperada cumbre del grupo BRICS. Vladímir Putin participará de manera virtual.

Johannesburgo - La ampliación del bloque emergente BRICS, que se esperaba definir en la cumbre que se realizará entre hoy y el jueves, deberá esperar, según se desprende del temario definido por el país organizador, Sudáfrica. Pese a contar con el visto bueno del resto de los miembros, la Argentina deberá poner en pausa su aspiración debido a la resistencia de Pretoria a incluir el tema en la agenda.

El canciller Santiago Cafiero intervendrá en el foro el jueves por videoconferencia debido a que el Gobierno argentino optó por no hacer viajar a ningún funcionario debido a la falta de concreciones. Lo máximo que espera el Palacio San Martín es la discusión de un marco general para la incorporación de más países.

En medio del descontento generalizado con el orden mundial imperante, la promesa de las naciones del grupo BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- de convertir a la agrupación en uno de los principales defensores del “sur global” ha encontrado seguidores, a pesar de la escasez de resultados concretos.

Aunque se espera que los líderes del BRICS discutan en la cumbre un marco para la admisión de nuevos miembros, con China y Rusia deseosas de seguir adelante con la expansión, a otros, sobre todo Sudáfrica y en menor medida Brasil, les preocupa precipitar el proceso.

¿Decepción?

Mientras tanto, los beneficios tangibles de la adhesión están disminuyendo.

El logro más concreto del bloque, el Nuevo Banco de Desarrollo o “banco del BRICS”, ha visto cómo su ya lento ritmo de concesión de préstamos se ha hallado aún más obstaculizado por las sanciones impuestas a Rusia, miembro fundador. El acceso a esa fuente de financiamiento es una de las mayores atracciones para países como la Argentina, tema sobre el que tampoco habrá definiciones por ahora.

Más de 40 países han manifestado su interés por unirse al BRICS, según responsables de Sudáfrica, país anfitrión de la cumbre. De ellos, casi una veintena han solicitado formalmente ser admitidos. Los observadores, sin embargo, señalan un historial decepcionante que, según ellos, no augura nada bueno para las perspectivas de los BRICS de cumplir las elevadas esperanzas de los futuros miembros.

Aunque alberga a cerca del 40% de la población mundial y casi una cuarta parte del PBI global, las ambiciones del bloque de convertirse en un actor político y económico global se han visto frustradas durante mucho tiempo por divisiones internas y una falta de visión coherente.

Sus economías, antaño en auge, como China, se están ralentizando. Rusia, miembro fundador, se enfrenta al aislamiento por la guerra de Ucrania. De hecho, el presidente Vladímir Putin, sobre el que pesa una orden de detención internacional por presuntos crímenes de guerra, no viajará a Johannesburgo y solo participará virtualmente.

Postulantes

Aunque el BRICS no ha divulgado una lista completa de candidatos a la ampliación, varios países han manifestado públicamente su interés.

Irán y Venezuela, castigados y condenados al ostracismo por las sanciones, buscan reducir su aislamiento y esperan que el bloque pueda ofrecer un alivio a sus maltrechas economías.

“Otros marcos de integración existentes a nivel mundial se suelen ignorar por la visión hegemónica impulsada por el Gobierno de Estados Unidos”, declaró Ramón Lobo, exministro de Finanzas y exgobernador del Banco Central de Venezuela.

Países del golfo Pérsico como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos ven en el BRICS un vehículo para desempeñar un papel más destacado en los organismos mundiales, según analistas.

Los candidatos africanos, Etiopía y Nigeria, se sienten atraídos por el compromiso del bloque con reformas en las Naciones Unidas que darían al continente una voz más poderosa. Otros quieren cambios en la Organización Mundial del Comercio, el FMI y el BM. Todos deberán aguardar.Las posturas públicas del BRICS ya reflejan muchas de esas preocupaciones.

En su intento de convertirse en un contrapeso de Occidente, en medio de las tensiones de China con Estados Unidos y las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, el aumento del número de miembros podría dar más peso al bloque y a su mensaje de reforma global, dicen los defensores de esa política.

Sin embargo, en vísperas de la cumbre, las deficiencias de la agrupación están en el punto de mira.

Dejá tu comentario

Te puede interesar