Hidrocarburos: mejora de producción puede reducir (algo) el déficit energético

Edición Impresa

Destacan que la “producción de crudo que sea exportable puede ayudar”, pero no alcanzaría para compensar las importaciones de GNL, a un precio muy alto, que serán necesarias para el invierno.

La volatilidad del precio de los commodities, derivada de la crisis internacional que provocó la guerra en Ucrania, plantea un escenario ambiguo para la economía argentina. Tal como señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán, “se compensa el impacto que tiene el shock en los granos, con el shock en la energía, dadas las necesidades de importación para la Argentina”.

Es que el fuerte incremento del Gas Natural Licuado (GNL) golpea de lleno la balanza energética del país, que deberá hacer frente a un desembolso de divisas mucho mayor al realizado el año pasado para garantizar el abastecimiento durante la temporada invernal. De todas formas, el crecimiento en la producción de hidrocarburos registrado en los últimos meses podría ayudar (al menos, en parte) a reducir el déficit que se espera en el sector.

Al respecto, el secretario de Energía, Darío Martínez, aseguró que el país tiene “asegurados los fondos dentro de valores racionales” para hacer frente a la importación de gas que se requerirá para abastecer la demanda invernal. En el caso del GNL, Argentina pagó el año pasado un valor de u$s8,5 el millón de BTU, que le demandó un total de casi u$s1.100 millones. Por el impacto de la guerra, la cotización de este gas llegó a tocar picos de casi u$s50, aunque recientemente se ubicó cerca de los u$s35.

Como Argentina demanda GNL a “contraestación” del hemisferio norte, esto podría llevar el precio a la baja. De todas formas, Martínez reconoció que se deberá hacer frente a “valores muy altos”. Algunas estimaciones señalan que el costo total podría triplicarse en relación a 2021 y alcanzar los u$s3.000 millones este año.

Como contrapartida, la buena noticia es que la producción de hidrocarburos en el país continúa en alza. El lunes, la Secretaría de Energía informó que la producción total de petróleo en febrero alcanzó los 571.000 barriles diarios y registró el mayor nivel desde diciembre de 2011. Con respecto al gas, la producción se mantuvo prácticamente estable en relación a enero, que fue un mes con récord histórico de producción no convencional, y resultó 11% mayor con respecto al mismo mes de 2021.

Durante el año pasado, las exportaciones de crudo se ubicaron por encima de los u$s1.800 millones: de mantenerse el volumen con los precios actuales de petróleo, podría esperarse un ingreso de divisas superior para este año. Aunque, se estima, no alcanzará para revertir el saldo de la balanza energética.

Al respecto, Martínez destacó que el incremento de los últimos meses en la producción de gas y petróleo generó el desafío de asegurar el transporte ante los cuellos de botella que encuentran las productoras. Por lo que, además de resaltar la importancia de la construcción del gasoducto troncal Néstor Kirchner, anticipó que “se están estudiando planes de inversión” para sumar capacidad a los oleoductos.

Análisis

Según explicó a Ámbito Roberto Carnicer, director del Área Energía de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral, “la producción de crudo que sea exportable ayudará a la Balanza Comercial Energética”. Aunque aclaró: “Pero crudo no es gas oil o fue oil, que se necesita para abastecer a la demanda de centrales térmicas. Con estos precios de GNL, se deberá almacenar a la brevedad combustible líquido para las centrales térmicas de cara al invierno y así consumir menos GNL, del cual dependemos por no haber infraestructura de transporte de Neuquén a Buenos Aires”.

“Para el invierno, aún sin la incertidumbre de continuar el conflicto bélico, hoy el precio de gas internacional sería dos o tres veces superior al precio promedio de gas importado en 2021. Y no puede ser subsidiado en dichos valores de futuros”, señaló Carnicer.

Finalmente, al referirse al posible impacto que puede tener en la balanza energética un incremento en la producción de hidrocarburos, y su posterior exportación, sostuvo: “Concretamente, todo incremento de exportación ayuda. Si yo exportara a Chile 25 MMm3d en invierno, me paga parte de la importación de Escobar. Pero ojo, si aplicamos más retenciones a las exportaciones, nos juega en contra. Hay que hacer un plan de corto y mediano plazo y aprovechar la oportunidad de precios altos internacionales para asegurar las inversiones a la exportación. Y que el Congreso blinde urgentemente proyectos. Lograr una ley general es muy difícil. Proyectos de compromiso de inversión por ahora es más simple. Cuidar la energía es una parte de la solución”.

Dejá tu comentario