Hubo colecta entre bancos para ofrecer pago a buitres

Edición Impresa

• PIDIÓ A ENTIDADES NACIONALES Y EXTRANJERAS REUNIR DÓLARES PARA HACER UN DESEMBOLSO QUE SIRVIERA COMO GARANTÍA

"A esta hora, imposible. ¿Cómo vamos a conseguir que nos lo aprueben?". El gerente financiero de uno de los grandes bancos extranjeros prefirió responder sin demasiados rodeos la consulta telefónica que le hacía su gerente general a las 17 de ayer: concretamente, si era posible ayudar al Gobierno con una transferencia de dólares que permitiera destrabar la negociación que mantenía con los fondos buitre, a un día de que finalizara el período de gracia para pagar el vencimiento del Discount y la Argentina quedara envuelta en default.

Fue sólo una de las decenas de llamadas entre banqueros que disparó el plan de última hora para salvar al país del default. El Gobierno buscó que los bancos nacionales comprometieran dólares propios para aportar un pago inicial como garantía en el marco de una propuesta de compra a los fondos buitre por todos los títulos involucrados en el juicio (unos u$s 1.600 millones). A cambio de esta primera cuota el fondo NML Elliott pedirá al juez Thomas Griesa que reponga la medida cautelar (el "stay") que impide el embargo de los activos argentinos para continuar, más adelante, con las negociaciones para esa transacción.

La colecta de fondos comenzó entre las entidades nacionales del sistema financiero. Y se extendió, más tarde, a las extranjeras, que lidera Claudio Cesario. El primero en transmitir la iniciativa al sector fue el presidente de ADEBA, la asociación que agrupa a los bancos nacionales, Jorge Brito, en una reunión convocada de urgencia en Buenos Aires, mientras se desarrollaba en Nueva York la audiencia con el mediador Daniel Pollack. "¿Estarían dispuestos a ayudar con u$s 250 millones?", lanzó el banquero. Los ejecutivos no dudaron y asintieron.

El presidente del Macro hizo saber a los banqueros que la propuesta ya había sido conversada con el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, y con el abogado de una de las partes que reclaman el pago de la deuda y que fueron favorecidas por el fallo de la Justicia estadounidense. Se refería a quien defiende a NML Elliott, uno de los dos fondos buitre que fueron favorecidos por la sentencia del juez Thomas Griesa.

Ante la publicación de la noticia por el sitio web de este medio, el Banco Central se apuró ayer a desmentir su participación en las negociaciones: "El presidente de esta institución no ha tomado conocimiento ni ha participado de ninguna de las propuestas que se consignan en los medios de comunicación", advirtieron en un cable de la agencia Télam.

La suma sugerida era, según las estimaciones de Brito, la que terminaría por convencer a los fondos buitre para destrabar las negociaciones. El plan era colocar un pago cercano a ese monto que estaba a tono con las pretensiones de los fondos buitre para destrabar la negociación. Según trascendió más tarde, la propuesta incluyó el total de la deuda defaulteada si bien resta conversar los detalles. Era, curiosamente, la solución que había sugerido hace pocos el exministro de Economía Martín Lousteau: "Esto se resolvería fácil con que un grupo de bancos compre el juicio, porque son las entidades que más perderían con un escenario de default", había dicho a la prensa.

Dejá tu comentario