Kirchner juntó a 20 intendentes de Santa Fe para aislar a Lole

Edición Impresa

• Cumbre anoche en Olivos con Randazzo y José López.
• El factor Bielsa

En su primer día completo de operación política desde que regresó de Washington, Néstor Kirchner se dedicó a cercar a Carlos Reutemann en Santa Fe. El ex presidente recibió ayer en la quinta de Olivos a una veintena de intendentes del PJ santafesino para lanzar un nuevo espacio para posicionar a los jefes comunales para las elecciones 2011.

Cada día de silencio de Reutemann potencia los planes de Kirchner en Santa Fe. «Tenemos que potenciar este espacio, de ustedes depende la fórmula para la provincia», fue la arenga del diputado para 20 de los 24 intendentes santafesinos. La operación de Kirchner no apunta solamente a aislar a Reutemann en su propia tierra, sino también a Jorge Obeid, ilusionado desde el peronismo disidente con convertirse en el próximo candidato a gobernador del cuarto distrito electoral del país.

De la cumbre de Olivos participaron también el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el secretario de Obras Públicas, José López, quien armó un borrador de nuevos emprendimientos para los intendentes kirchneristas de la provincia, a saber: José Freyre (Venado Tuerto), Darío Corsalini (Pérez y dueño de casa), Carlos De Grandi (Puerto General San Martín), Alejandro Ramos (Granadero Baigorria), Stella Maris Clerici (Cañada de Gómez), Mario Formento (Recreo), Juan Carlos Naón (Coronda), Alejandro Fraga (Fray Luis Beltrán), Camilo Busquet (Ceres), Juan Carlos Pastore (Frontera), José María Pedretti (Roldán), Mauro Decándido (Carcarañá), Fernando Almada (El Trébol), Omar Príncipe (San Carlos Centro), Jorge Senisch (Villa Cañás), Fernando Suárez (San Genaro), Mario Fisore (Gálvez) y Amado Zorzón (Malabrigo).

El eje de esta construcción de Kirchner sobre la base de los intendentes se completa con dos piezas clave: María Eugenia Bielsa para recuperar la ciudad de Rosario, gobernada por el socialista Miguel Lifschitz, y el Movimiento Evita de Gerardo Rico, presente también en el cónclave con el ex presidente. El coordinador del espacio es el diputado Gustavo Marconato, quien preside la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda y es el encargado de cuidar las cuentas nacionales en la Cámara de Diputados. El objetivo de Kirchner no apunta a vaciar el poder de Agustín Rossi en la provincia, uno de sus más fieles soldados al frente de la bancada oficialista, sino a montar un aparato paralelo con los sectores que sólo están dispuestos a tributar ante Olivos.

Prioridad

La relación Nación-municipios vuelve a ser la prioridad para el kirchnerismo en Santa Fe ya que, frente a un Reutemann ausente, los intendentes sienten que están ante la oportunidad de protagonizar el proceso electoral de 2011. Un fenómeno similar ocurre en la provincia de Buenos Aires ante la ausencia de Alberto Balestrini. Los intendentes del conurbano buscan ahora establecer un vínculo directo con Kirchner, sin la mediación de Daniel Scioli y mucho menos de Hugo Moyano, presidente interino del PJ bonaerense. Los barones del conurbano se sienten rehenes del poder de choque del camionero y de su capacidad para inmovilizar la recolección de residuos en sus distritos. Y reclaman ser protagonistas en la próxima fórmula para la gobernación de Buenos Aires. Tanto que hasta le ofrecieron a Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas, convertirse en el precandidato a gobernador del conurbano. En el caso de Santa Fe, el elegido sería Freyre, de Venado Tuerto, quien ocuparía el vacío político dejado por la dupla Reutemann Presidente-Obeid Gobernador.

Con el apoyo de estos intendentes y jefes comunales de Santa Fe, los mismos que publicaron una solicitada apoyando al Gobierno de Cristina de Kirchner apenas un día después de que el esposo de la Presidente fue dado de alta luego de su operación de carótida, Kirchner potencia también su sueño presidencial y vacía de contenido al PJ local comandado por el reutemannista Ricardo Spinozzi.

Dejá tu comentario