Kirchner le escapó al mausoleo

Edición Impresa

Como no fue un día peronista, Néstor Kirchner no llegó. El cielo encapotado sobre Olivos acobardó al ex presidente, que desistió, ayer, de participar del acto que en San Vicente le armaron intendentes del PJ para homenajear a Juan Domingo Perón a 36 años de su muerte.

Ése fue, al menos, el argumento que se dio ayer desde el kirchnerismo para explicar la ausencia del patagónico que tuvo, además, un efecto contagio: tampoco concurrió Hugo Moyano, ni lo hicieron los ministros que tenían previsto concurrir a la quinta que compartieron Perón y Eva.

Hay otra versión más incómoda respecto de eventuales incidentes. ¿Temió Kirchner que, como a Felipe Solá en San Nicolás y a Eduardo Duhalde afuera de canal América, lo escrachen? Anoche, en Gobierno, se negó esa posibilidad. Lo mismo dijeron los organizadores.

Quedó, entonces, como fundamento oficial que la llovizna y las nubes bajas impedían que vuelen los helicópteros de Presidencia, ante lo cual, el patagónico prefirió quedarse en Olivos. Pudo, en auto, tomar Libertador, empalmar con General Paz, luego autopista a Ezeiza y Ruta 202.

Pero no. Dejó a Daniel Scioli como orador principal, escoltado por Antonio Cafiero, el intendente anfitrión Daniel Di Sabatino, un puñado de caciques del PJ de varias provincias, y Juan Manuel Abal Medina, nueva estrella en el firmamento K, que llegó en representación del jefe partidario.

El elenco se completó con Carlos Kunkel; el intendente de Florencio Varela, Julio Perey; y José «Pepe» Pampuro.

Desfilaron, además, tropa gremial, la Juventud Peronista de la provincia y delegaciones de los diferentes distritos. «La justificación del clima pareció insuficiente porque tampoco apareció Hugo Moyano, encargado de la seguridad en el predio. Sabía el camionero que Kirchner faltaría. Todo tal como estaba previsto. Frente a ese auditorio, Scioli disculpó al ex presidente y catalogó al septenio K como la continuidad del proyecto originario de Perón.

Convocatoria

Como estrella del acto, el gobernador consideró que «este proyecto (por el K) ha dado mucho a la Argentina» porque, señaló, en «siete años ya lleva 5 millones de puestos de trabajo, ha incluido a más de 2 millones de jubilados, ha dado mucho a la Argentina y estoy convencido de que vamos a seguir creciendo y pensando hacia el futuro».

En su rap, Scioli convocó a sumar distintas «líneas de pensamiento para darle cada vez más vigencia a todo lo que es este poder que el peronismo viene mostrando, de hacernos cargo de los problemas, sin excusas y sin quejas».

En paralelo, en otros puntos del país, gobernadores e intendentes, así como dirigentes gremiales, tuvieron sus propios actores de homenaje. José Luis Gioja y Sergio Urribarri hicieron sus shows, al igual que Gerónimo «Momo» Venegas en la Catedral Metropolitana, mientras Francisco de Narváez se dividió en varios actos en el conurbano y Eduardo Duhalde, tras encontrarse con dirigentes del PJ de Santa Fe, se vio con el socialista Hermes Binner.

Dejá tu comentario