1 de diciembre 2021 - 00:00

Las aguas bajan turbias

dow_opt.jpeg

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló una reducción más agresiva de las compras de bonos en un momento en que las preocupaciones sobre la nueva variante de covid 19- ómicron- seguían presionando.

“La economía es muy fuerte y las presiones inflacionarias son altas, y por lo tanto, en mi opinión, es apropiado considerar concluir la reducción de nuestras compras de activos ya anunciada”, dijo Powell ante el Comité Bancario del Senado. Concretamente esta decisión no fue recibida con el beneplácito del mercado y los números así lo demuestran; el índice Dow Jones de Industriales finalizó en 34483,72 puntos bajando el 1,86%, el S&P500 se situó en los 4567,00 puntos perdiendo el 1,90% y el Nasdaq Composite depreciándose el 1,55% llegó a los 15537,69 puntos.

La noticia relevante - La endeudada promotora inmobiliaria china Fantasia Holdings congeló el lunes la cotización de sus acciones en Hong Kong después de que sus acreedores presentaran una petición de liquidación contra una de sus subsidiarias en relación a un préstamo en el que actuaba como aval. El pasado viernes, el grupo reveló la existencia de la citada petición de liquidación contra una de sus principales filiales, Fantasia Investment, que figuraba como garante en un préstamo de 149 millones de dólares.

“La compañía buscará asesoramiento legal para proteger sus derechos e intereses, y tomará todas las medidas necesarias, pasando por mantener un diálogo constructivo con el demandante para afrontar el asunto”, manifestó la empresa. Según el diario hongkonés South China Morning Post se trata de la primera vez que acreedores presentan un pedido de liquidación contra una promotora inmobiliaria de la China continental o alguna de sus subsidiarias.

Una petición de liquidación es, generalmente, el último recurso de los acreedores, y con ella se reclama a los tribunales que obliguen al deudor a liquidar sus activos para pagar sus préstamos.

Fantasia es una de las promotoras inmobiliarias chinas que ya han incurrido en el impago de sus deudas o han solicitado a sus inversores una prórroga para poder hacer frente a los pagos pendientes.

Los inversores internacionales están siguiendo con atención la situación del sector inmobiliario chino, en el que algunas empresas afrontan problemas de liquidez ante las restricciones que Pekín impuso al acceso a la financiación bancaria para las más endeudadas.

Dejá tu comentario