“Los jueces deben limitar a otros poderes”

Edición Impresa

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, abrió ayer oficialmente el año judicial con un discurso medido, pero contundente, en el que destacó que «los jueces no debemos gobernar, debemos poner límites a los demás poderes».

Ante una sala atestada de magistrados, funcionarios judiciales y representantes del Poder Ejecutivo, Lorenzetti aprovechó así el estrado para enviar una clara señal a los otros poderes, luego de un verano protagonizado por la Justicia, la oposición y el Gobierno a raíz del amparo que suspendió el DNU 2.010/09, que habilitó el uso de reservas del Banco Central para renegociar vencimientos de la deuda pública en 2010.

«El Poder Judicial, como todo poder, tiene sus límites. Nuestra Constitución no admite poderes ilimitados», subrayó el titular de la Corte, y agregó que «los jueces no debemos gobernar, debemos poner límites a los demás poderes. Los otros poderes del Estado no deben judicializar sus decisiones innecesariamente; lo que cada uno debe hacer es cumplir la función que le adjudica la Constitución».

La advertencia soslayada al Gobierno y a la oposición, como había adelantado este diario, se sumó a las declaraciones públicas de los ministros Carlos Fayt y Eugenio Zaffaroni, quienes ya habían señalado durante el verano que era el Congreso el que debía resolver el conflicto por las reservas del BCRA.

El presidente del tribunal, además, se detuvo en un abierto elogio a la prensa y mostró así una clara distancia del kirchnerismo, tan afecto a denunciar golpes mediáticos e intenciones desestabilizadoras. «Los medios de comunicación constituyen el puente que nos ayuda a contactarnos con la sociedad; hemos hecho innumerables programas y los seguiremos acentuando porque tenemos que trabajar en conjunto con la prensa para poder explicar lo que hacemos», sostuvo el titular de la Corte. Destacó, además, los avances en el desarrollo de medios para informar a la ciudadanía y el plan de informatización del Poder Judicial, que busca acelerar los procesos judiciales. En la sala lo escuchaban los integrantes de la Corte Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda y Eugenio Zaffaroni; el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak; el procurador General de la Nación, Esteban Righi; la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, y el flamante procurador del Tesoro, Javier Da Rocha.

Durante su discurso, Lorenzetti también resaltó que una Justicia más independiente «tiene que ver, no con un deseo propio de los jueces o de los empleados, sirve para que el ciudadano tenga confianza en sus instituciones, tenga la seguridad de que siempre va a haber un juez imparcial que protegerá sus derechos». Subrayó, además, la importancia de fortalecer el Estado de derecho y la seguridad jurídica, «no sólo en tanto previsibilidad de las reglas económicas, sino como el imperio de la ley y los derechos».

También estuvieron presentes el presidente del Consejo de la Magistratura, Luis Cabral, y los consejeros Ernesto Sanz (titular de la UCR) y el kirchnerista Nicolás Fernández. Ambos senadores, piezas claves en el Congreso y en el consejo de jueces, saludaron efusivamente a Lorenzetti al término de su discurso, demostrando para las cámaras que los reparos de la Corte no los habían agraviado. Se acercó, además, para ofrecer un caluroso saludo a los integrantes de la Corte, el titular del sindicato de empleados judiciales, Julio Piumato, quien el año pasado protagonizó varios cruces con el tribunal a raíz del manejo de la obra social y los pedidos de aumento salarial. Luego del discurso de apertura, se inauguró la exposición de expedientes históricos, que la Corte organizó junto con destacados historiadores en el marco de la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo. En el hall del 4° piso, escucharon el presidente de la Cámara en lo Penal Económico, Marcos Grabivker; representantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; la jueza federal María Servini de Cubría; el juez en lo Penal Económico Daniel Petrone (a cargo del caso Antonini Wilson); el presidente de la Asociación de Magistrados, Ricardo Recondo; el titular de la Federación Argentina de Magistrados, Abel Fleming, y el presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy. La inauguración apenas se escuchó en medio del barullo, pero de todas maneras todos parecían contentos: el titular de la Corte dijo lo que todos habían ido a escuchar.

Dejá tu comentario