"Los pibes no necesitan quemar etapas"

Edición Impresa

Abel Alves, de 50 años. es uno de los gestores del boom de las inferiores de Boca en los últimos años. Con pasos por Necaxa, Atlante y América de México, pero con una parte importante de su vida como jugador y técnico en la Ribera, moldeó a chicos como Nicolás Gaitán, Pablo Mouche y Lucas Viatri, y consagrados como Fernando Gago, Sebastián Battaglia y Ever Banega, entre otros.
P.: ¿Cómo es la relación con el plantel de Primera?
Abel Alves: Estoy en permanente comunicación con los referentes como Juan Román Riquelme y Martín Palermo, quienes apoyan y aconsejan a los más chicos. Me informan constantemente sobre su desempeño, completando una labor mancomunada con la Primera División. Ellos les dan el apoyo anímico y emocional para que los jugadores se mantengan en primer nivel. Es muy importante para chicos como Viatri, Gaitán y Mouche, por ejemplo, ver que figuras como Battaglia sean los primeros en llegar al entrenamiento y los últimos en irse.
P.: ¿Por qué, pese a tener una base sólida, se buscan jugadores de otros clubes?
A.A.: Boca es un grande y siempre debe tener figuras de renombre entre los titulares, porque afronta muchos compromisos y debe ganarlos todos. El plantel tiene que ser numeroso para que haya competencia y engrandezca al equipo. Carlos (Ischia) es un técnico que observa mucho a las inferiores, pero cada entrenador tiene su librito. No es lo mismo que Russo ni La Volpe, que tampoco les dieron la espalda a los juveniles.
P.: ¿Creés conveniente que los jugadores quemen etapas tan rápido?
A.A.: Esta camada subió por necesidad, pero estuvo a la altura de las circunstancias. Tal vez, le haya faltado un par de años más en divisiones inferiores. A los actuales jugadores de la Tercera se les hará mucho más difícil el camino, ya que tuvieron que quemar etapas. Se enfrentan prematuramente con los de Primera. Los únicos casos en los que se justifica la aceleración del proceso son los de los «diferentes», como Gago, o Banega, entre otros, quienes no obstante alcanzaron su máximo nivel. Es una lástima no poder disfrutar de jugadores como Fabián Monzón por mayor cantidad de tiempo. Explotó muy rápido y lo vendieron inmediatamente a Europa. Sin embargo, me alegra que Boca haya podido sacar al menos un rédito económico.
P.: ¿Qué opinás de la captura de juveniles, como Forestieri o Nayar?
A.A.: Por ejemplo, Nayar tuvo algunos problemas en divisiones inferiores, pero llegó Primera por las grandes condiciones que posee. Su manera de actuar no fue la adecuada, sobre todo por la edad que tiene. Me hubiera gustado que se fuera de otra manera, porque el club invirtió muchísimo en él. Los directivos se tienen que encargar de que estas cuestiones no sucedan más.

Dejá tu comentario