Magistratura: larga pelea de abogados (Gobierno, neutral)

Edición Impresa

La puja por el asiento de los abogados del interior en la Magistratura ya cuenta, formalmente, con dos candidatos anotados: Miguel Piedecasas, que tiene el apoyo de sectores de la UCR, y Carlos Andreucci, que es cercano al peronismo. Ahora ambos deberán buscar los avales de cara a la elección del 26 de septiembre que será determinante para entender el esquema de poder que tendrá lugar en el cuerpo colegiado a partir del año que viene.

Piedecasas ya cuenta con el apoyo de radicales como Ernesto Sanz, Oscar Aguad y Mario Negri. También recibió el guiño de quien ocupa el lugar que el aspira, el cuyano Daniel Ostropolsky. El abogado de la ciudad de Santa Fe es cercano también a Ricardo Lorenzetti, lo cual lo pondría, en caso de ser electo, casi en el rol de intermediario entre la Magistratura y el presidente de la Corte Suprema.

El principal obstáculo de Piedecasas se encuentra entre ciertos detractores que tiene en la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), ente que reúne a los colegios de todo el país. Allí entienden que el abogado se precipitó en su candidatura al considerar primero al espectro político antes que a los abogados (además, lo señalan por diversas gestiones en la Universidad del Litoral que habrían tenido un final errático).

En realidad, las críticas entre la federación y el sector que ahora avala a Piedecasas tienen su origen en la elección anterior, cuando Ostropolsky ganó con casi el 40% de los votos. Este abogado era relativamente nuevo en el Colegio de Mendoza y desde la FACA Andreucci, el entonces presidente, había bendecido la candidatura del marplatense Juan Carlos París, que luego realizó una elección sin brillo.

Ostropolsky fue un candidato de último minuto que se vio favorecido por la audaz gestión de un grupo de punteros radicales que impulsaron su candidatura en todas las provincias y por el hecho de haberse mostrado como el candidato más antikirchnerista en un momento en el cual eso redituaba una buena cantidad de voluntades en la profesión. Un mes y medio después de su elección falleció Néstor Kirchner.

Esa elección fue cruel para la mesa chica de la FACA, porque demostró que si bien es una plataforma de campaña apetecible y un sello institucional que nunca está de más, lo cierto es que a fin de cuentas no hay coincidencia entre la postura de los dirigentes y el voto de la matrícula; de hecho, es el día de hoy que se registra un alto abstencionismo porque hay letrados en ciertos puntos del país que ni saben que se encuentra en condiciones de votar para el Consejo de la Magistratura.

En esta ocasión, Andreucci desarrolla, en paralelo, una campaña estructuralmente distinta: el platense busca lograr adhesiones explícitas de la mayor cantidad de colegios posibles, lo cual lo ha llevado a sucesivos raids por todo el país, aunque su primer acto de promoción en La Plata tuvo una tibia respuesta de la concurrencia. Hasta anoche aseguraba contar con un mayor número de colegios que su competidor.

Ahora el presidente de la FACA es Ricardo De Felipe, quien, según él mismo ha contado, no se siente a gusto ni con Piedecasas ni con Andreucci. El problema con el segundo es de simple matemática electoral, ya que entiende que por ahora no le puede garantizar una apuesta ganadora. Si el candidato que se queda con el sello de la FACA es derrotado, luego tendrán lugar fuertes cuestionamientos internos para con De Felipe.

También es distinta la planificación electoral del juninense Athos Aguiar, que todavía no oficializó su candidatura, pero que él mismo la da por descontada. Aguiar fue consejero en la Magistratura bonaerense, integró el staff de Ostroposlky y por estos días despliega lo que los políticos llaman "puerta a puerta". Una campaña horizontal que se enfoca directamente en los abogados a fin de lograr una serie de adhesiones que luego repercutan en apoyos más institucionales hacia el final de la campaña.

El Gobierno por ahora ha decidido observar la elección a la distancia a pesar de que tanto Andreucci como el cordobés Alejandro Tejerina (posible candidato) digan contar con el guiño de Julián Álvarez. El vicimenistro ve con buenos ojos a los dos sin apoyar abiertamente a ninguno, incluso tiene una relación cordial con De Felipe: en agosto Álvarez participará de un cónclave de la FACA en Misiones en el cual también está anotado el gobernador Maurice Closs.

Dejá tu comentario