Más rosas que espinas para Ramón

Edición Impresa

El presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, salió al cruce de versiones que indicaban que una discusión sobre refuerzos que según Ramón Díaz debían llegar al club había desencadenado la renuncia del entrenador y ensalzó el trabajo que llevó adelante el riojano.

En tanto, el secretario técnico, Enzo Francescoli, se abstuvo de brindar detalles sobre quiénes figuran en carpeta como eventuales reemplazantes: "Entiendo la ansiedad de todos, pero tenemos que tomarnos un tiempo para pensar con tranquilidad". Marcelo Gallardo, que ayer se reunió con directivos de Newell's, es el hombre que picó en punta.

D'Onofrio reiteró que lo sorprendió la decisión que tomó el "Pelado" de marcharse de la entidad. "Quiero que quede claro qué pasó en esa reunión (...), que no duró ni tres minutos ni una hora. Duró un poco más de 30 minutos, en los que charlamos cordialmente. En ningún momento llegamos a hablar del futuro, si los jugadores eran A, B o C los que venían. No hablamos de nada", sostuvo.

"Sí hablamos de México, de que había una gira por delante", agregó, e indicó: "Al comenzar esta charla, al ratito Ramón nos cuenta que había decidido dejar la conducción técnica de River. La verdad, fue una sorpresa".

D'Onofrio subrayó que "los hombres toman decisiones y él tomó una decisión. Ante las decisiones de los hombres, lo único que se puede hacer es comprenderlas, entenderlas", más allá de que los hinchas, por el cariño que le tienen a Ramón y la pasión que sienten por River, se sigan preguntando "por qué.

Dejá tu comentario