Mejor la soja: subió 4,5% por el clima en EE.UU.

Edición Impresa

Los granos registraron importantes subas ayer en Chicago luego de una semana marcada por preocupaciones por la falta de lluvias, y temperaturas elevadas en Estados Unidos. La soja aumentó el 4,5%, a u$s 524,6 la tonelada; el maíz, el 4%, a u$s 203, y el trigo, el 3,1%, a u$s 240,5.

Así, la oleaginosa marcó ayer su valor más alto desde el 23 de julio de este año, cuando se negoció a u$s 537,3 la tonelada. "Si medimos el alza en porcentaje el mercado no registraba un aumento tan alto en un día (4,5%) desde octubre de 2011, cuando el grano avanzó un 4,9%", dijo ayer a este diario un analista.

A su vez, los operadores aseguran que la de ayer fue un alza alimentada por el clima ya que se necesitan buenas lluvias en el centro oeste para mejorar la cosecha, y nada de eso se prevé esta semana. Además, se preocupan particularmente por los cultivos de soja ya que las temperaturas en los estados productores son actualmente mucho más altas que el promedio para esta época y están asociadas a la falta de precipitaciones.

Estos calores atípicos combinados con lluvias limitadas reducirán drásticamente los rendimientos en los cultivos de soja y moderadamente los de maíz. Los rendimientos del maíz no deberían verse demasiado afectados pues su principal fase de desarrollo ya pasó.

Las subas de Chicago repercutieron en el mercado local, donde la soja se incrementó un 3,2%, a $ 1.900 la tonelada y el maíz, el 2,8%, a $ 905, aunque el trigo cayó un 1%, a $ 2.475; sin embargo, su precio sigue siendo muy bueno.

Ayer el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) destacó que la firmeza de los precios de la soja "dará oportunidades para obtener buenos valores a quienes postergaron las ventas de la cosecha 2012/2013".

El informe de coyuntura del mercado de granos, elaborado por la estación experimental Pergamino del INTA, resalta los "rebotes importantes de los precios del maíz, de la soja, del trigo y también de los aceites vegetales", en la última quincena.

El giro, evaluó el documento, "comenzó con el reporte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) del pasado día 12, que estimó bajas productivas de maíz y de soja mayores que las esperadas por el mercado". Luego, en la semana anterior se anunció que quedaron sin ser sembradas 650 mil hectáreas de la oleaginosa, y 1,22 millón de hectáreas del maíz.

Las noticias de las estimadoras privadas, posteriormente, arrojaron resultados inferiores en los rindes proyectados de ambos cultivos, agregó el INTA.

El Professional Farmers of America (Profarmer), la entidad de agricultores norteamericanos, estimó la cosecha estadounidense de soja 2013/14 en 85,7 millones de toneladas, por debajo de los 88,6 millones proyectados por el USDA.

El cálculo quedó muy lejos del pronóstico inicial, realizado en mayo, de 93,1 millones de toneladas, y se ubicó a apenas 3,6 millones del registro de 2012, el año de la peor sequía en el último medio siglo.

Se sumaron los pronósticos cálidos y secos sobre el Medio Oeste de los Estados Unidos, donde algunas áreas (en especial Iowa, Minnesota, Misouri e Illinois) "han estado por tres semanas sin lluvias".

El reporte agregó que la sequía "sigue avanzando hacia el centro de los grandes lagos, y también al norte de la zona de cultivos".

Aunque el INTA anticipa una "gran volatilidad" de los precios de los granos, resalta factores alcistas como el retorno de las compras por parte de fondos de inversión. Además, agrega, la demanda "sigue muy firme, con China a la cabeza", mientras otros países aumentan sus importaciones, básicamente del complejo soja.

En el caso del país asiático, el INTA señala que se produjeron inundaciones que "podrían afectar negativamente la producción de granos", ya que complican a las regiones del noreste, que son las principales productoras de cereales, por lo que "se teme perjudiquen las cosechas".

Dejá tu comentario