México: ahora guerra entre policías

Edición Impresa

Ciudad de México - La Policía local de Ciudad Juárez, la urbe más violenta de México -lo que implica que es una de las más peligrosas del mundo-, se encuentra enfrentada con el Gobierno federal y sus fuerzas de seguridad, al punto que el Ejecutivo de Felipe Calderón congeló ayer un subsidio de 57 millones de pesos (4,8 millones de dólares) para el municipio fonterizo con El Paso, EE.UU., al día siguiente de una jornada que había incluido un tiroteo entre fuerzas federales y locales.

El secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) anunció que suspendió los recursos comprendidos en el Subsidio para la Seguridad Pública en los Municipios (Subsemun), un programa con el que busca combatir la infiltración de las bandas narco en las policías locales.

El municipio, de 1,2 millón de habitantes, posee la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes más alta del mundo. Allí murieron 9.000 de los 40.000 mexicanos asesinados en los últimos cinco años, en el marco del conflicto con el narcotráfico, que en Ciudad Juárez hegemonizan los carteles de Juárez y de Sinaloa.

El martes, el jefe de la Policía de Ciudad Juárez, Julián Leyzaola, denunció que fue atacado a tiros por unos 20 agentes de la Policía Federal mientras se dirigía con sus escoltas al penal municipal para atender un trifulca entre bandas que dejó como saldo 17 presos muertos y más de 20 heridos.

Ese mismo día, el alcalde de la ciudad, Héctor Murguía, aseguró que había acordado con el Gobierno el retiro de los 5.000 efectivos de la Policía Federal de su ciudad, lo que fue después negado categóricamente. El ministro mexicano de Gobernación, Francisco Blake, afirmó ayer que «las fuerzas federales no van a abandonar Ciudad Juárez ni a sus ciudadanos ante el fenómeno delincuencial que vive aquella ciudad».

El mismo Murguía denunció en mayo pasado que su caravana había sido detenida por error por la Policía Federal, lo que las autoridades federales atribuyeron al hecho de que los escoltas del funcionario iban vestidos de civil, portando armas y sin identificaciones. Adicionalmente, el pasado 25 de enero, un escolta murió en un enfrentamiento con agentes de la Policía Federal que presuntamente lo confundieron con un sicario.

Agencia EFE

Dejá tu comentario