Murió Chávez; una era marcada por su inefable impronta culmina con él

Edición Impresa

Caracas - Hugo Chávez falleció ayer a las 16.25 tras pelar durante casi dos años contra el cáncer, en un desenlace que no por previsible dejó de conmover al país, al tiempo que abrió las puertas a elecciones que pondrán a prueba la supervivencia de su legado.

A raíz del fallecimiento, el Gobierno declaró "siete días de duelo nacional" y anunció que el funeral oficial se celebrará el viernes, con la presencia de casi todos los mandatarios de la región. "Debo informar que la ceremonia oficial con los jefes de Estado y de Gobierno del mundo que quieran asistir será el viernes a las 10 de la mañana en el hall de la Academia Militar de Venezuela", señaló al respecto el Canciller, Elías Jaua.

Se vienen días de manifestaciones multitudinarias en Caracas, con una ceremonia para el pueblo en el Panteón de los Próceres, antes del funeral oficial.

La muerte del líder socialista que gobernó por 14 años se produjo apenas dos semanas después de haber retornado a su país tras una larga y críptica hospitalización en Cuba, donde desde 2011 fue operado cuatro veces tras la detección de un tumor en la zona pélvica. Desde junio de hace dos años y ante la poca información brindada por el Gobierno, cundieron las versiones, muchas veces aviesas y malintencionadas, sobre su estado de salud.

El anuncio que cerró una era en Venezuela estuvo a cargo del vicepresidente Nicolás Maduro, elegido por Chávez como su heredero político. "Recibimos la información más dura y trágica que podamos transmitir. A las 4.25 de la tarde de hoy 5 de marzo ha fallecido el presidente Hugo Chávez Frías", dijo Maduro con la voz quebrada desde el Hospital Militar de Caracas.

El vicepresidente hizo un llamado a la paz y la tranquilidad y adelantó que la Policía se desplegará en todo el país. "Nosotros, compañeros, civiles y militares, asumimos su herencia, su proyecto, sus banderas serán levantadas con honor y con dignidad", amplió Maduro en alabanza a Chávez.

"Comandante, donde usted esté, gracias, mil gracias por parte de este pueblo que usted protegió y que nunca le falló. Como pueblo les pedimos canalizar nuestro dolor en paz a todas las organizaciones sociales, con respeto, en un momento de profundo dolor, y sólo cabe la comprensión, el respeto más profundo en los ideales más grandes de paz, patria y democracia", agregó.

Y añadió: "A todos los pueblos hermanos del mundo que nos han llamado les damos las gracias eternas porque sabemos que ese mundo de hoy dedica un reconocimiento a quien desarrolló los proyectos humanistas más grandes". "Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, y a partir de este momento he prohibido llorarlo", dijo tajante Maduro antes de terminar su mensaje. "¡Honor y gloria a Hugo Chávez! ¡Que viva por siempre!", concluyó con vítores Maduro, repetidos por los funcionarios que lo rodeaban durante el anuncio formulado desde el Hospital Militar.

"No tengo palabras. Eternamente, GRACIAS! Fuerza! Debemos seguir su ejemplo. Debemos seguir construyendo PATRIA! Hasta siempre papito mío!", escribió su hija María Gabriela en su cuenta de Twitter.

Apenas se conoció la muerte del militar retirado, en un bastión opositor del este de Caracas se escucharon bocinas, que contrastaron con la imagen de la plaza Bolívar, donde un grupo de personas conmocionadas por la noticia cantaban el himno nacional. El tránsito en la ya de por sí caótica capital colapsó de inmediato.

Chávez, un exteniente coronel de paracaidistas que irrumpió en la vida pública venezolana como líder de un fallido golpe de Estado en 1992, fue una figura que exacerbó divisiones tanto en su país como en la región. Adorado por millones de pobres a quienes benefició por primera vez con los petrodólares venezolanos, era aborrecido por sus críticos que cuestionaban las frecuentes nacionalizaciones y su concentración de poder.

La Constitución establece que deberían convocarse a nuevas elecciones en 30 días a partir de la muerte o inhabilitación de un gobernante electo. De concretarse esos comicios, lo que anoche no estaba claro, serían una inédita prueba para el movimiento creado por Chávez en la polarizada atmósfera política del país. También será un reto para el vicepresidente Maduro, quien hizo un llamado a la unidad de las heterogéneas corrientes oficialistas, que incluyen desde militares hasta radicales de izquierda, todas alineadas detrás de la figura de Chávez. Pero Maduro no hizo mención al proceso de transición.

Una vez conocida la muerte del jefe del Estado, el gobernador del estado Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, manifestó "su solidaridad con los familiares y adeptos del presidente, abogamos por la unidad de los venezolanos en este momento".

Poco antes de la divulgación de la noticia, Maduro había responsabilizado a los "enemigos de Venezuela" de haberle inoculado el cáncer a Chávez, al tiempo que expulsó del país a dos diplomáticos de Estados Unidos. El Pentágono detalló después que se trató del agregado aéreo de la embajada en Caracas, David Delmonaco, y el "número dos" de esa agregaduría, Devlin Costal.

Maduro indicó ayer que el agregado aéreo militar estadounidense contactó a militares "para proponerles proyectos desestabilizadores". Ello atenta, dijo, "contra de la estabilidad militar y política de nuestro país".

Agencias EFE, AFP, Reuters, ANSA y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario