Nación y Santa Cruz buscan sellar hoy pax por fondos

Edición Impresa

En medio de otro día de paros, tomas y piquetes, ayer equipos técnicos avanzaron en trasparentar los números en pos de definir financiamiento hasta fin de año y plan de ajuste del déficit a 2019.

En un día clave para el futuro de una Santa Cruz paralizada por los paros, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y la gobernadora Alicia Kirchner (Frente para la Victoria) buscarán sellar hoy un acuerdo de reducción gradual del déficit -o al menos avanzar en un consenso básico-, en pos de destrabar una asistencia financiera amplia para la asfixiada provincia.

En el nuevo cónclave en la Casa Rosada -tras el primer cara a cara mantenido el pasado miércoles- Frigerio y Kirchner analizarán el tenor del financiamiento que necesita el distrito hasta fin de año, y de qué manera la provincia proyectará el equilibrio de sus cuentas a 2019, como exige la gestión de Mauricio Macri.

Tras semanas de fuertes cruces discursivos, ayer ambas administraciones concretaron avances en los ejes de un potencial entendimiento, en un encuentro que mantuvieron en la Casa Rosada el subsecretario de Relaciones con Provincias de la cartera de Interior, Paulino Caballero, y el ministro de Economía santacruceño, Juan Donnini.

Allí Nación buscó poner en blanco sobre negro -según trascendió de despachos oficiales- "lo que necesita exactamente Santa Cruz para pagar sueldos y jubilaciones, dar los servicios básicos para los santacruceños y poner el horizonte de cara al futuro".

"Se revisaron los números para determinar lo que necesita la provincia este año de financiamiento, y a partir de ahí se va a proyectar para los próximos dos años", afirmaron.

En la reunión -sostuvieron- además apuntaron a ordenar ingresos "que no se van a recaudar" y deudas "que no se van a cobrar por parte de la provincia", que "se habían incluido y que habían impactado bastante en el déficit".

Al salir de la cumbre del miércoles con Frigerio, Alicia Kirchner reclamó a Nación "ayuda urgente" para "garantizar la paz social" en Santa Cruz.

En reacción, ayer el ministro remarcó que "la responsabilidad primaria la tiene el Gobierno provincial", aunque destacó la intención de la Casa Rosada de "trabajar en equipo" con la provincia.

- ¿Va a haber ayuda financiera concreta?, le preguntaron

- Si provincia presenta un plan que en el tiempo muestre que ordena la situación por la cual hoy atraviesa, la vamos a ayudar, contestó.

Un acuerdo entre Santa Cruz y Nación destrabará una asistencia financiera amplia, con el aval a un préstamo del Banco Nación de entre $750 millones y $900 millones, la refinanciación de vencimientos de deuda con el Gobierno nacional por más de $800 millones y el aval a un bono por u$s350 millones.

En las últimas semanas, desde el Ejecutivo santacruceño enfatizaron que no están dispuestos a achicar la planta estatal ni a retocar el sistema previsional para ajustar el déficit, que este año escalará a más de $6 mil millones. Pero desde Nación insisten en avanzar en este último punto de armonización con el sistema previsional nacional, al considerar que están desfasadas la edad jubilatoria y el cálculo de haberes. También apuntan a que se apruebe una ley de coparticipación a municipios.

Este escenario se da en medio de una escalada de tensión -que no cesa- en la provincia, paralizada por las huelgas de docentes, estatales, judiciales y trabajadores de la Salud frente a las demoras en el pago de sueldos y la falta de una recomposición salarial.

En paralelo a las huelgas, las protestas tomaron la forma esta semana de un mix de copamientos de edificios públicos y piquetes en rutas.

Una de las dependencias tomadas, en este caso por jubilados que también sufren las moras, es la Caja de Previsión Social.

Ayer, en reacción, el titular del organismo, Ariel Ivovich, instó a los manifestantes a liberar el lugar, copado desde el 4 de mayo.

"Contamos con los recursos para pagarle a más de 4 mil jubilados mañana (por hoy) y nos impiden ingresar a la Caja", dijo (en referencia a los pasivos que cobran hasta $24 mil, el 62% del total).

En paralelo, los estatales nucleados en ATE mantenían ayer un corte por tiempo indeterminado en la Ruta Nacional 3, en el acceso a Río Gallegos, y con efectivos de Gendarmería apostados a unos kilómetros para el desvío de camiones y del transporte público.

El drama que vive la educación santacruceña es uno de los rebotes más graves de la crisis: frente a los retrasos salariales (los maestros recién ayer terminaron de cobrar el sueldo de marzo, con el pago por planilla complementaria del aumento de 2016) las clases no comenzaron en la provincia patagónica y ya se acumulan unos 40 días de paro.

Dejá tu comentario