Nalbandian, mundial

Edición Impresa

No hay con qué darle a David Nalbandian. El tipo desafía todo manual de tenis. Sumaba cuatro meses sin jugar y este fin de semana volvió al más alto nivel como si nunca se hubiera alejado del circuito. Operado en la cadera y víctima de dos desgarros, el último en el isquiotibial izquierdo, el cordobés apenas había podido disputar 34 partidos en los últimos 18 meses. Un rodaje exiguo, muy por debajo de lo que un profesional suele tener en un año. Pero Nalbandian desafía hasta la estadística misma. En un par de días despachó a Nikolay Davydenko, N°6 del mundo, y a Mikhail Youzhny, N°14, en sets corridos y, con la victoria ante este último, le dio el punto clave a Argentina (3-2) para que dé otro batacazo como visitante -ya le había ganado a Suecia por la primera ronda en Estocolmo- y acceda a semifinales por sexta vez en los últimos nueve años. Además, le cortó a Rusia la racha de 15 años (17 series) sin derrotas en su propio territorio. La última había sido ante Estados Unidos por 3-2, en la final de 1995. En la próxima ronda, que se celebrará del 17 al 19 de setiembre, el equipo nacional visitará a Francia, que vapuleó a España, el campeón vigente, por 5-0 (ver aparte).

«Vinimos con el objetivo de ganar pese a todas las dificultades. Sabíamos que no iba a ser fácil. Youzhny fue el mejor jugador de Rusia durante todo el fin de semana. Por suerte, le gané jugando un gran tenis», subrayó el héroe de Argentina, que con el éxito de ayer alcanzó la marca de José Luis Clerc de 31 triunfos en Copa Davis. Si algo le preocupaba a David era cómo le iba a responder su físico. Y vaya si le respondió. Si bien no se fue satisfecho con su producción ante Davydenko, que pese a ganarle a Eduardo Schwank por 4-6, 6-3, 6-1 y 6-4 a lo largo de la serie se mostró muy por debajo de su nivel, el cordobés se redimió con una actuación soberbia ante Youzhny, al que superó por 7-6 (5), 6-4 y 6-3. Se impuso con claridad y contundencia sobre el ruso, que pese a los 28 años atraviesa el mejor momento de su carrera.

De todos modos, Nalbandian no estuvo solo. Al igual que ante Suecia, el punto del dobles fue tan importante como el quinto punto. El capitán argentino, Modesto Vázquez, apostó por Schwank-Zeballos como dupla y no defraudaron. En última instancia, se puede concluir que el equipo está. El desafío será que no haya ausencias y ver cómo se acoplan los grandes ausentes, como Juan Martín del Potro y Juan Mónaco. Es David y tres más.

Dejá tu comentario