10 de noviembre 2015 - 00:00

Netanyahu y Obama intentan un acercamiento

El primer ministro israelí y el presidente estadounidense se mostraron relajados ante la prensa, dejando atrás meses de cruces.
El primer ministro israelí y el presidente estadounidense se mostraron relajados ante la prensa, dejando atrás meses de cruces.
 Washington - El presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu se reunieron ayer en la Casa Blanca en una demostración de acercamiento bilateral luego de significativos desencuentros en torno a Irán y a Palestina que marcaron su relación en el último año.

Obama dijo que "no es un secreto" que ambos tuvieron diferencias sobre cómo lidiar con el programa nuclear iraní, pero en sus declaraciones los gobernantes buscaron dejar atrás cualquier encono.

Luego de ofrecer a Netanyahu un prolongado apretón de manos en el Salón Oval ante las cámaras, el presidente destacó el "vínculo extraordinario" entre Estados Unidos e Israel y dijo que la seguridad del Estado judío era unas de sus mayores prioridades.

El premier israelí devolvió el gesto intentando sepultar la impresión de que no apoya la creación de un Estado palestino.

"Quiero dejar en claro que no hemos abandonado nuestras esperanzas de paz", dijo. "Permanezco comprometido con una visión de paz de dos Estado para dos pueblos, un Estado palestino desmilitarizado que reconozca al Estado judío", agregó.

Un día antes de ganar las elecciones, en marzo pasado, Netanyahu dijo que esa opción era inviable, lo que causó gran malestar en el Gobierno de Obama que anunció su "escepticismo sobre la buena fe de Israel" en el diálogo de paz.

A ello se sumó entonces la intervención del premier ante las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos para alertar sobre un acuerdo nuclear entre las potencias e Irán.

El encuentro de ayer en la Casa Blanca llegó en medio de una ola de violencia en Israel y Palestina que comenzó en septiembre y que el mes pasado escaló en una serie de ataques con cuchillos, protestas y represión militar que ya dejó más de 70 palestinos y 11 israelíes muertos.

Obama subrayó el "deterioro" de la seguridad en Medio Oriente pero insistió en lo prioritario que es para su administración la seguridad de Israel.

De hecho, recordó que en este encuentro los dos líderes tenían previsto dialogar de la renovación del acuerdo bilateral de seguridad por el que EE.UU. otorga a Israel más de 3.000 millones de dólares de ayuda al año.

Arreglar las relaciones, señalaron analistas, allanaría el camino para un nuevo paquete de ayuda militar por un período de 10 años. Netanyahu aspira además a que la suma ascienda a 5.000 millones de dólares anuales.

Además, según la Casa Blanca, también se conversará durante la visita de Estado sobre una venta adicional de aviones de combate F-35. La primera entrega está prevista en 2016, con lo que Israel se convertirá en el único país de la región que posee el moderno avión de combate.

Obama dijo también que él y el primer ministro abordarán la actual ola de violencia entre israelíes y palestinos, y condenó "en los términos más fuertes", los ataques contra "ciudadanos israelíes inocentes".

Agencias EFE, AFP, DPA, ANSA

y Reuters

Dejá tu comentario