Nueva empresa en Vaca Muerta para el acuerdo Repsol-YPF

Edición Impresa

• LA ESPAÑOLA CERRARÁ TODAS LAS INSTANCIAS JUDICIALES INCLUYENDO LAS PETROLERAS QUE FIRMABAN CONVENIOS

La Argentina está a punto de cerrar un acuerdo con la petrolera española Repsol, a la que una ley del Congreso le expropió el año pasado las acciones que le daban el control, que implicará el cierre de las acciones legales iniciadas contra el país y la estatal YPF. Por ese acuerdo se creará una nueva empresa que capitalizarán las dos partes con fondos propios y con "acreaje" -tecnicismo que describe el movimiento de acres en yacimientos- en la zona de Vaca Muerta en las provincias de Neuquén y Mendoza. Por el acuerdo, el aporte de las dos empresas será invertido el 100% en la Argentina y se cerrarán todas las instancias judiciales, incluyendo las que inició o amenazaba iniciar la empresa española a otras petroleras que cerraron o iban a cerrar acuerdos con YPF en el país y en el extranjero.

Esta negociación, cuyo curso había adelantado ya este diario, se inició hace varios meses y estuvo a cargo de funcionarios de alto nivel del Poder Ejecutivo cuyos pasos fueron informados, obviamente a Cristina de Kirchner. Entre los negociadores los hubo de varios ministerios y también de la Cancillería, entre ellos el embajador argentino en Madrid, Carlos Bettini.

En esas conversaciones previas al acuerdo que se anunciará en las próximas semanas no participó el actual presidente de Repsol Antoni Brufau, quien quedaría afuera de la nueva empresa. Es una de las condiciones que puso la Argentina, que en la auditoría de la gestión de Repsol como mayoritaria de YPF dice haber detectado irregularidades contables que podrían ser objeto de querellas por presunta mala administración. Esa es la razón, según funcionarios argentinos cerca de esta negociación, por la cual Repsol ha negado formalmente hasta ahora que haya algún tipo de conversación fructífera entre las dos partes.

Según la parte argentina este apartamiento de Brufau del nuevo proyecto explica sus palabras en el acto de presentación del balance de Repsol correspondiente a 2012 sobre que las conversaciones con la Argentina no iban por un buen rumbo.

Valuación

Según el acuerdo la valoración del "acreaje" que aportaría la Argentina a la nueva firma y el monto en dinero que recibirá como capitalización se concilia con la valoración a nivel libro que ha hecho Repsol sobre el patrimonio comprometido en su relación con YPF que ha sido el reclamado en sus demandas ante tribunales internacionales.

El grado de compromiso de las partes en este nuevo acuerdo lo demuestra el hecho de que la propia Presidente recibiese en la Casa de Gobierno hace unos días al presidente de la Caixa Isidro Fainé para refinar la letra chica del acuerdo. En ese encuentro el empresario que controla Repsol escuchó el interés del Gobierno argentino de que Brufau quede afuera del nuevo esquema. No hubo objeciones ya que el interés de la empresa española es participar de los proyectos de exploración y explotación de gas y petróleo no convencional en territorio argentino y en el extranjero.

También prueba el grado de avance de las negociaciones que en los gobiernos de Neuquén y de Mendoza estén bajo estudio, de manera discreta, proyectos de decreto para ceder las tierras -propiedad de las provincias- que la Argentina aportará a la nueva empresa, cuyo nombre estudian asesores de imagen y de marketing de YPF.

La concreción de este acuerdo se presentará como parte del Plan Estratégico de YPF presentado por el titular de la empresa Miguel Galuccio en actos junto a la Presidente. La explicación de este rumbo, después de que el Gobierno desplegase críticas profundas al resultado de la asociación entre Repsol e YPF durante varios años, es que sería difícil cumplir con el objetivo de transformar a YPF en una compañía productiva, profesional, competitiva, integrada, que genere valor para todos sus accionistas y que tenga un sentido nacional y con la mira puesta en el autoabastecimiento energético del país, manteniendo una herida abierta con los españoles en litigios internacionales que pueden durar años.

Dejá tu comentario