Obama despejó dudas y reforzó la alianza clave con Israel

Edición Impresa

Washington - El demorado encuentro entre Barack Obama y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se llevó a cabo ayer en la Casa Blanca, y de éste surgió un explícito y previsible respaldo de los EE.UU. al país asiático. El mandatario de los EE.UU. calificó como «inquebrantable» el vínculo entre ambas naciones, al tiempo que instó al diálogo con los palestinos.

«Esperamos que las conversaciones indirectas lleven a conversaciones directas», dijo el mandatario estadounidense en una conferencia de prensa conjunta que intentó exhibir una cordialidad intacta pese a las tensiones que surgieron desde que ambos asumieron sus respectivos gobiernos, hace año y medio.

El punto de la discordia es la ampliación de asentamientos israelíes en Cisjordania. El ataque israelí a una flota humanitaria que se dirigía a Gaza el 31 de mayo pasado obligó a suspender una cita prevista en la capital estadounidense, pero EE.UU. se cuidó desde entonces de no criticar a su aliado en Medio Oriente, y lo defendió en el seno de Naciones Unidas.

Obama afirmó que espera que las negociaciones directas comiencen «mucho antes» de que culmine la moratoria de diez meses que se impuso el Gobierno israelí en la edificación de asentamientos en los territorios ocupados.

Las conversaciones directas se suspendieron en diciembre de 2008, cuando tuvo lugar la guerra de Gaza.

Turbulencias

En marzo pasado, las relaciones bilaterales entraron en zona de turbulencias cuando el Gobierno de Netanyahu anunció, en marzo pasado, un proyecto de construcción de 1.600 nuevas viviendas en una colonia judía de Jerusalén Este. El aviso coincidió con la visita en la región del vicepresidente norteamericano, Joe Biden.

Obama dijo que su conversación con Netanyahu transcurrió de forma excelente y afirmó que quedó demostrado que la amistad entre ambos Estados es «extraordinaria e inquebrantable».

«Con la ayuda del presidente (de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, el presidente Obama y yo deberíamos involucrarnos en conversaciones directas para alcanzar un acuerdo político de paz, unido con seguridad y prosperidad», dijo Netanyahu y agregó que «la paz es la mejor opción para Israel».

El mandatario estadounidense no ahorró elogios para Netanyahu por dar pasos a fin de aliviar el bloqueo en la Franja de Gaza. Obama dijo que cree que Netanyahu está comprometido con el proceso de paz respaldado por Estados Unidos, que «quiere paz y está dispuesto a asumir riesgos por la paz».

«Hemos visto un progreso verdadero en el terreno. Creo que se ha reconocido que se ha movido mucho más rápido y más efectivamente que lo que mucha gente anticipó», añadió Obama en el Salón Oval.

También abordaron un tema que une a ambos gobiernos, como es el desafío nuclear con Irán. Obama y Netanyahu coincidieron en reclamar mayor compromiso internacional en frenar la amenaza de un régimen teocrático fundamentalista y negacionista. «Si otras naciones toman medidas similares (sanciones), se multiplicará el efecto», dijo Netanyahu.

Agencias DPA, AFP y ANSA

Dejá tu comentario