Pignanelli: “No está claro hacia dónde apunta Marcó del Pont”

Edición Impresa

Para el ex presidente del Banco Central Aldo Pignanelli, Mercedes Marcó del Pont «lleva adelante una política muy errática, ya que no se tiene claro a dónde apunta». En ese sentido, en una entrevista con este diario señaló que «no es cierto que la Argentina logró el nivel actual de reservas internacionales sin endeudamiento. Lo evidencian el impuesto inflacionario y la colocación de estas Letras y notas».

Además, criticó la falta de políticas para frenar la suba de precios. «Como no lo hacen con herramientas fiscales ni monetarias, recurren al anclaje cambiario; y se lleva a un atraso del dólar», afirmó.

Periodista: ¿Por qué la Argentina no logra emitir a tasas de un dígito y sí pueden Grecia, España e Irlanda?

Aldo Pignanelli:
Hay varias razones. Por un lado, no son creíbles los datos de la macro porque, como todos sabemos, el INDEC miente. Además, el Gobierno tiene una actitud confrontativa con los sectores que son los que prestan. Y por último, el hecho de que la Argentina esté fuera del FMI y no permita siquiera que se revisen sus datos según el artículo IV. Todo eso sumado, a pesar de que los números sean buenos, se traduce en no poder conseguir colocar deuda a un dígito.

P.: ¿Con qué sectores confronta?

A.P.:
Empezando en los organismos multilaterales de créditos, y también el sistema de alianzas en las relaciones a nivel internacional, según las cuales se prioriza a Hugo Chávez y no a Lula da Silva.

P.: ¿Qué haría falta entonces?

A.P.
: El Gobierno tomó este camino y ya no tiene retorno. Le resulta imposible consensuar, tanto hacia adentro como hacia afuera. Es un Gobierno autista que no escucha ninguna recomendación. Cuando se hace alguna crítica, se convierte en enemigo. Además, comete errores de estrategia que son infantiles.

P.: Como ex presidente del Banco Central, ¿cómo evalúa la gestión de Mercedes Marcó del Pont?

A.P.:
Lleva adelante una política muy errática. No se tiene claro adónde apunta. Es la misma que la que llevó adelante Martín Redrado. En estos últimos meses hubo un aumento de la deuda, en primer lugar, con el pueblo a través de la inflación. Y, además, a través de la emisión de Lebac, Nobac y de los pases. No es cierto que la Argentina logró el nivel actual de reservas internacionales sin endeudamiento. Lo evidencian el impuesto inflacionario y la colocación de estas Letras y notas. Por otra parte, desde lo monetario es errático porque se ajusta no sólo el M1, tal como se hacía en un principio, sino también por el M3, que es un agregado mayor.

P.: ¿Y con respecto a la inflación?

A.P.:
No se hace nada para frenarla. Como no lo hacen con herramientas fiscales ni monetarias, recurren al anclaje cambiario, pero esta decisión está llevando a un atraso del tipo de cambio: hay sectores que ya no pueden competir. Así lo demuestra también el resultado de la balanza comercial, en la que las importaciones crecen a un ritmo del 40% interanual mientras que las exportaciones no llegan a un 20%. Falta inversión suficiente y los sectores que pueden hacerlo no lo hacen por falta de competitividad del tipo de cambio. De hecho, los salarios argentinos medidos en dólares son más altos que en Brasil. Lo único que logra el Gobierno es que aumenten las importaciones, confrontar con terceros por las trabas que impone, y además favorece a la clase alta que puede consumir estos bienes importados. Hay que tener en cuenta que el sector más pobre de la población destina un 60% de sus ingresos a alimentos y bebidas mientas que el más rico, sólo un 30%.

P.: ¿A qué tasa estima terminará el crecimiento de 2010?

A.P.:
Desde fines del año pasado anticipé que se iba a crecer un 7%. Hay que tener en cuenta que en 2009 el PBI cayó un 3%, razón por la cual este 7% implica en parte recuperar esa disminución.

P.: Algunos analistas señalan que la economía argentina tiene números sólidos. ¿Qué opina?

A.P.
: No muestra una economía sana. Si se miran las cifras del superávit fiscal, disminuyó y el déficit se financia con recursos de la ANSES y del BCRA.

Entrevista de María Iglesia

Dejá tu comentario