PJ anti-K, preocupado por inflación y energía

Edición Impresa

El Peronismo Federal montó ayer en el Senado una reservada cumbre de economistas para obtener un diagnóstico sobre la perspectiva de gobernabilidad de cara a 2011. Los anfitriones fueron Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero y Adolfo Rodríguez Saá, quien aportó despacho y menú para escuchar el análisis de Rogelio Frigerio, Carlos Melconian, Orlando Ferreres y Aldo Pignanelli.

Los principales obstáculos que identificaron estos especialistas en materia económica fueron la inflación y la crisis energética estructural. «Existe un proceso de reactivación, eso es innegable, pero acompañada por un fenómeno inflacionario que a esta altura ya es irreversible», advirtieron los economistas entre bocado y bocado de jamón crudo, palmitos y pollo grillado.

El objetivo del encuentro fue comenzar a definir la agenda económica del peronismo antikirchnerista que ahora prepara nuevas disertaciones de especialistas en materia de seguridad, empleo, justicia y coparticipación. Pero más allá del oscuro horizonte económico que vislumbraron Frigerio, Melconian, Ferreres y Pignanelli, también hubo tiempo para algunos consejos de índole político. La sugerencia del staff económico fue evitar la dispersión opositora y acelerar el proceso de confluencia con el PRO de Mauricio Macri, quien ayer envió señales conciliadoras al Peronismo Federal.

El que se cortó solo y plantó a la mesa chica del peronismo disidente fue el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, quien optó por recibir a solas en su provincia al ex presidente del Banco Central de la República Argentina, Martín Redrado. Fue parte del doble juego del chubutense, quien se muestra dispuesto a acompañar el armado político del Peronismo Federal pero a la vez insiste unilateralmente con su candidatura presidencial para 2011, más allá de Macri, Eduardo Duhalde o Reutemann.

Dejá tu comentario