Preocupa caída de precios de los granos por impacto en la economía

Edición Impresa

La economía argentina afronta un frente externo preocupante por la caída de las cotizaciones de commodities y en especial de la soja, que garantizaban el superávit comercial, advirtió ayer la fundación Ecolatina.

El centro de estudios, fundado por el exministro de Economía, Roberto Lavagna, recordó que los precios del maíz, el trigo y la soja cayeron un 24%, 35% y 26% respectivamente, con respecto a los máximos valores del año.

Para la Argentina constituye una noticia preocupante porque las ventas de cereales y oleaginosas representaron un 35% del total de las exportaciones entre 2007 y 2011, por encima de la contribución de 2003-2006 (31%) o 2000-2002 (30%).

«En particular, 1 de cada 4 dólares exportados lo aporta el complejo sojero, cuando antes era 1 de cada 5», recordó Ecolatina. Y agregó: «Además, debe considerarse que la suba de precios de productos primarios y manufacturas agropecuarias aportó u$s 59.000 millones al valor total de exportaciones entre 2007 y lo que va de 2011».

Esta dinámica de los términos de intercambio ayudó a sostener la principal fuente de divisas en los últimos años y, por el contrario, «si el precio de las exportaciones e importaciones se hubiesen mantenido en los niveles de 2006, en el período 2007-2011 se habría acumulado un excedente externo de apenas u$s 16.700 millones en lugar de los u$s 60.500 millones registrados», comparó el informe.

Sin embargo, para Ecolatina «no se espera que los precios registren una caída mucho mayor -por el sostenido crecimiento de China y la mayor liquidez internacional- ni un fuerte repunte en 2012».

El Gobierno adoptó en las últimas semanas medidas para limitar la venta de dólares y controlar la fuga de capitales, así como la obligación para los sectores industriales de nivelar los valores de sus importaciones con exportaciones.

Pero Ecolatina advirtió que «frenar las compras externas para apuntalar el saldo comercial es muy costoso en términos de crecimiento, ya que la sustitución de importaciones no se logra de un día para el otro y menos en un proceso de apreciación cambiaria».

Además, Ecolatina precisó que los bienes de consumo sólo representan el 18% de las compras externas y el resto son insumos claves para el proceso productivo, como combustible, bienes intermedios y de capital.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario