30 de octubre 2009 - 00:00

Previsible rechazo a la suba de impuestos

Juan Schiaretti
Juan Schiaretti
Córdoba - Los incrementos impositivos que acelera el gobernador Juan Schiaretti para 2010 -contemplados en el proyecto de Presupuesto que envió esta semana a la Legislatura- desataron fuertes críticas en el sector empresarial mediterráneo, desde donde advirtieron que habrá un impacto en materia de rentabilidad y que los mayores costos se trasladarán al bolsillo del consumidor.

Los cuestionamientos incluyen el malestar porque las alzas en los tributos no alcanzaron en esta oportunidad al campo, que sólo recibió como novedad el hecho de que deberá abonar la quinta cuota del Impuesto Inmobiliario Rural (que fue condonada este año).

Objetivos

El plan de gastos incluye subas en los impuestos Inmobiliario Urbano, Sellos e Ingresos Brutos, con el objetivo de potenciar la recaudación provincial el año entrante en cerca de $ 350 millones.

«Si bien aumentó la base imponible a 2,4 millones de pesos, lo importante es la cuestión de fondo, que es el carácter distorsivo de Ingresos Brutos, porque afecta la competitividad», sostuvo el comité ejecutivo de la Unión Industrial de Córdoba.

«El Gobierno ha elegido el camino de gravar al comercio, servicios e industrias; además, muchos pequeños empresarios pagarán más porque los mínimos suben por debajo de la inflación real», advirtió por su parte la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios local (APYME) Eduardo Fernández, en declaraciones difundidas por La Voz del Interior. En esa línea, consideró que los incrementos para el sector mayorista repercutirían en una menor rentabilidad o en un impacto en el bolsillo de los consumidores. Además, tildó de «ofensa al sector productivo» el hecho de que Schiaretti no haya planeado además incrementos impositivos para el agro.

Por su parte, el vicepresidente 1º de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba, Martín Dahan, mostró la preocupación de la entidad «porque el aumento del Impuesto de Sellos sobre los boletos inmobiliarios y la aplicación de Ingresos Brutos a la primera venta de un departamento por parte de una constructora generan desaliento entre quienes invierten, además de una suba de costos».

Dejá tu comentario