PRO retoma agenda para campaña tras Mundial

Edición Impresa

Para los legisladores porteños todavía queda un recreo, el de las vacaciones de invierno, que se suma a la menor actividad que la Legislatura mantuvo durante el Mundial de fútbol. Aunque de todos modos durante el campeonato el PRO impulsó la votación de leyes que requirió Mauricio Macri -como un endeudamiento por u$s 890 millones y la ampliación del Presupuesto 2014-, lo que quedó pendiente tiene más que ver con la campaña hacia 2015. Por un lado, los diputados retomaron el debate por sanciones más severas ante la eventual ocupación del espacio público, y a la discusión de una ley para piquetes que garantice la circulación que propone UNEN le agregarán un nuevo intento por sancionar el proyecto que el macrismo ya presentó durante varios años, para prohibir la actividad de cuidacoches y limpiavidrios en el territorio de la Ciudad de Buenos Aires. También habrá un reciclado para la iniciativa que propuso el uso de un chaleco identificatorio para los conductores de motos con la idea de prevenir la presencia de los llamados "motochorros", entre otras medidas.

Como sea, todo estará más teñido de campaña que hasta ahora, en medio de una interna local del propio macrismo por el puesto de candidato a jefe de Gobierno y en una división del kirchnerismo porteño de acuerdo con las preferencias de candidatos presidenciales de cada tribu K.

Pero la decisión principal el jefe de Gobierno no puede demorarla más allá del receso de invierno y es cómo y cuándo será el cuarto oscuro para la elección de quien lo sucederá en el cargo mayor de la Capital Federal para el cual los principales rivales en el PRO son Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta.

Si Macri, que es quien convoca a la elección porteña, decide realizar la votación local el mismo día que la votación presidencial, debe cambiar una ley que prohíbe esa coincidencia en la Ciudad de Buenos Aires. Para esa movida, el PRO no tiene los votos necesarios y debe buscar un acuerdo con otros bloques para sumar doce votos más que buscaría obtenerlos del interbloque UNEN, ya que el Frente para la Victoria está dividido en relación a cuál será el mejor calendario.

La elección separada, como es usualmente en la Capital Federal, le permitiría a Macri mostrarse como ganador -si el PRO se impone en la Ciudad- antes de la elección en la que será candidato a presidente. El jefe de Gobierno considera esa teoría la más apropiada, pero dentro del PRO hay quienes buscan la unificación, que de acuerdo con los plazos debería resolverse antes de la primavera.

Dejá tu comentario